Alicante es una de las ciudades con mayor porcentaje de población extranjera, tanto de visitantes como de personas que residen aquí. Algunos de los alicantinos nacidos fuera de España ni entienden el castellano ni saben cómo expresarse en nuestro idioma, algo que se convierte en imprescindible cuando caen enfermos

¿La solución?: la figura de la mediadora cultural, que trabaja en el Hospital General de Alicante y habla a la perfección el francés, el inglés y el italiano.

Cada día recoge una lista con los pacientes extranjeros ingresados, los visita uno a uno y se presenta para ofrecerles su ayuda.

Muchos de los enfermos pasan la mayor parte del día solos, porque en sus países de origen, sobre todo en Europa, no hay costumbre de acompañar a los enfermos durante la estancia hospitalaria, ni mucho menos quedarse por la noche, como en el nuestro. Por eso, recibir la visita de la mediadora les alegra bastante, según fuentes sanitarias.

50 pacientes al día

En el General ingresan alrededor de 50 extranjeros al día, además de los que acuden a consultas externas, según fuentes consultadas de la Conselleria de Sanidad.

Pero no sólo salen beneficiados los venidos de fuera. Si hay que ponerse en contacto con hospitales de otro país para hablar con facultativos que han atendido a un alicantino, la mediadora realiza todas las gestiones.