Tras las últimas lluvias caídas en Alicante y que anegaron parte de la zona de playas, el Ayuntamiento de Alicante ha decidido construir un colector de aguas pluviales en la calle Arpón hasta la playa de la Almadraba. Le costará casi cinco millones de euros. El proyecto fue aprobado ayer por la Junta Local de Gobierno. Con una superficie aproximada de 672.000 metros cuadrados, tendrá una capacidad para acumular agua cercana a los 18 metros cúbicos por segundo. La cuenca comprende, además de la calle Arpón, las calles Curricán, Tridente, Salabre, Goleta y un tramo de la avenida Costa Blanca, entre otras.