Trump aprueba el muro con México: "A partir de hoy, EE UU va a recuperar sus fronteras"

Donald Trump junto a su vicepresidente, Mike Pence, en el Departamento de Seguridad Nacional.
Donald Trump junto a su vicepresidente, Mike Pence, en el Departamento de Seguridad Nacional.
Chip Somodevilla/ EFE
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aprobado este miércoles su polémico proyecto de ampliar y reforzar las fronteras con México con la rúbrica de la orden ejecutiva con la que destinará fondos, para llevar a cabo las obras de levantamiento en "los próximos meses", así como a crear más centros de detención para indocumentados y a "acelerar la deportación" de aquellas personas cuyas pretensiones legales de permanecer en Estados Unidos "hayan sido rechazadas legalmente".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aprobado este miércoles su polémico proyecto de ampliar y reforzar las fronteras con México con la rúbrica de la orden ejecutiva con la que destinará fondos, para llevar a cabo las obras de levantamiento en "los próximos meses", así como a crear más centros de detención para indocumentados y a "acelerar la deportación" de aquellas personas cuyas pretensiones legales de permanecer en Estados Unidos "hayan sido rechazadas legalmente".

Las medidas de Trump llegan menos de una semana antes de la visita prevista a Washington del presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el mismo día en que los ministros mexicanos de Exteriores, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo, mantenían reuniones en la Casa Blanca para preparar ese encuentro de alto nivel.

El presidente de Estados Unidos ha asegurado satisfecho que a partir de ahora, su país "recuperará sus fronteras" y pondrá freno al "aumento sin precedentes de la inmigración ilegal procedente de Centroamérica, que está dañando tanto a Estados Unidos como a México".

"Una gran barrera física en la frontera"

Trump compareció poco después de firmar la orden ejecutiva para asegurar que el proyecto, la construcción de una "gran barrera física en la frontera" con México, comenzará "en meses". "El aumento sin precedentes de la inmigración ilegal procedente de Centroamérica está dañando tanto a Estados Unidos como a México", aseguró Trump, quien prometió que los cambios que piensa hacer en la seguridad fronteriza "van a ser muy, muy buenos para México".

"Tan pronto como podamos, tan pronto como podamos hacerlo físicamente", afirmó Trump al ser preguntado por la construcción. "Yo diría que en meses, sí. Yo diría que en meses, ciertamente la planificación va a comenzar de inmediato", subrayó el mandatario.

Trump, quien asumió la presidencia el pasado día 20, insistió en que "en última instancia" el coste del muro será "reembolsado por México" y ese pago será del "cien por cien" del coste de la construcción.

El presidente estadounidense confirmó que el Gobierno federal adelantará el dinero necesario para iniciar la construcción, pero luego los mexicanos se encargarán de devolverlo. "Todo se nos reembolsará en una fecha posterior con cualquier transacción que hagamos con México. Solo le digo que habrá un pago, que sucederá de alguna forma, quizás una forma complicada, lo que estoy haciendo es bueno para Estados Unidos, también va a ser bueno para México. Un México muy estable y muy sólido", afirmó.

Preguntado por la negativa del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, a pagar la factura del muro, Trump respondió que no puede decir otra cosa. "Él tiene que decir eso, tiene que decir eso", justificó el magnate neoyorquino.

Familias de EE UU "separadas"

Trump garantizó a las agencias encargadas de gestionar la inmigración y la seguridad fronteriza que "las leyes de Estados Unidos se van a implementar, y se van a implementar fuertemente". "Trabajaremos dentro del sistema establecido, pero vamos a restaurar el sistema de Derecho en Estados Unidos", agregó.

"Los comentaristas de la televisión hablan constantemente de que aplicar las leyes migratorias puede separar a las familias de inmigrantes ilegales, pero nunca hablan sobre las familias de estadounidenses separados para siempre de la gente a la que aman", subrayó Trump.

El presidente mencionó los nombres de varias personas que se encontraban entre el público y cuyos seres queridos "fueron horriblemente asesinados por gente que vino aquí ilegalmente". "Nunca volverán a ser ignorados", prometió Trump a esas familias, cuyas historias destacó también a lo largo de la campaña electoral el año pasado, citándolas como uno de los motivos por los que había que expulsar a los indocumentados del país.

"Sus hijos no habrán perdido sus vidas en vano", reiteró el presidente estadounidenses, al asegurar que pondrá por delante la "seguridad ciudadana" y la necesidad de garantizar "comunidades seguras" para los estadounidenses.

Más del doble de metros construidos y 8.000 millones de dólares

Trump podría empezar a construir el muro por su cuenta, ya que una ley del año 2000 permite levantar una valla de hasta 1.126 kilómetros, de los que más de mil ya están construidos. Pero si quiere levantarla en los 1.930 kilómetros restantes que conforman la frontera común, necesitará que en algún momento el Congreso apruebe una partida de gasto para ello.

Trump dijo hace casi un año que calculaba que construir el muro costaría 8.000 millones de dólares, pero datos independientes como el del grupo Bernstein de Investigación sitúan el coste real entre los 15.000 y los 25.000 millones.

Se espera que Trump emita esta semana otra orden ejecutiva para bloquear temporalmente la entrada en EEUU de aquellos que soliciten asilo y provengan de naciones "propensas al terrorismo", en las que incluiría a Siria, Libia, Somalia, Irán, Irak y Sudán, entre otros.

Según el diario The New York Times, el decreto de Trump detendrá durante 120 días la admisión de refugiados a Estados Unidos, y, cuando se reanude, el límite de personas que podrán obtener asilo en el país este año se reducirá de los 110.000 actuales a 50.000.

Sanciones contra la protección de datos en "ciudades santuario"

Además, Trump rubricó la decisión de retirar fondos federales a las conocidas "ciudades santuario", aquellas que mantienen políticas de protección para los indocumentados.

Matt Viser, un periodista de The Boston Globe, ha publicado un mapa de las localidades santuario que sufrirán el recorte de ayudas:

Dicha orden firmada implica que estas "ciudades santuario", como son por ejemplo Chicago, Nueva York y Los Ángeles y que implicaría a un total de 300 ciudades, perderán fondos federales si se niegan a proporcionar  información sobre el estatus migratorio de las personas que detienen a las autoridades federales.

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ya ha asegurado que peleará dicha decisión y advirtió este miércoles que acudirá "inmediatamente" a la Justicia si la Administración de Donald Trump decide poner en marcha la orden ejecutiva para suprimir fondos federales a las "ciudades santuario". "Defenderemos a nuestra gente no importa de donde vengan ni su estatus legal", afirmó De Blasio en una comparecencia ante los periodistas horas después de que Trump firmara la orden ejecutiva.

Esta orden "no cambia lo que somos, una ciudad de inmigrantes", dijo el alcalde de la mayor ciudad de Estados Unidos, mientras en distintos puntos de Nueva York centenares de vecinos se manifestaban en las calles en apoyo a los inmigrantes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento