El profesor que salvó vidas en el accidente de autobús de Verona perdió a sus dos hijos calcinados

  • El docente no dudó en meterse varias veces en el bus para sacar tanto a profesores como alumnos.
  • Su mujer, que también viajaba en el vehículo, ha salido ilesa, pero esta vio cómo moría su propia hija.
  • Este domingo han regresado ambos en avión a Hungría tras ser dados de alta en el hospital.
Accidente e incendio de autobús en Verona (Italia).
Accidente e incendio de autobús en Verona (Italia).
EMERGENCIAS ITALIA

El profesor húngaro que salvó de las llamas a varios de los ocupantes del autobús siniestrado en el norte de Italia perdió a sus dos hijos en el suceso, en el que murieron calcinadas 16 personas, informaron los medios locales.

Se trata del profesor de Educación Física de un instituto de Budapest, identificado como Gyorgy Vigh, que una vez a salvo, llegó a entrar varias veces en el vehículo siniestrado para rescatar a los alumnos y docentes que se encontraban atrapados entre las llamas.

Sin embargo no logró salvar a sus hijos, Laura y Balazs, que viajaban en el mismo autobús, al igual que la mujer del profesor, Erika, quien por contra salió ilesa, informó a los medios la cónsul general húngara en Milán (norte), Judith Timaffy.

La diplomática dijo que el matrimonio es consciente de la muerte de sus dos hijos ya que la mujer "vio morir a la hija" y, "aunque había un hilo de esperanza en el caso del hijo, finalmente se ha roto" al no localizarle entre los supervivientes.

El profesor, elogiado como un "héroe" debido a su actuación, regresó este domingo en avión a su país junto a su esposa después de recibir el alta por las quemaduras que sufrió en la espalda.

El suceso se produjo en la noche del sábado, cuando el autobús en el que volvían a Hungría tras unas vacaciones en Francia colisionó contra un pilar en la autovía A4 de Italia a la altura del municipio veronés de San Martino Buon Albergo, cerca de Verona (nordeste).

A bordo viajaban cincuenta y seis ocupantes de nacionalidad húngara, sobre todo jóvenes alumnos de entre 14 y 18 años acompañados por algunos profesores.

Murieron calcinadas 16 personas que deberán someterse a pruebas genéticas para su identificación.

Tras el incidente fueron hospitalizados 26 ocupantes heridos, de las cuales seis adultos continúan ingresados en distintos hospitales de Verona, uno en condiciones graves, y el resto ya han recibido el alta, de acuerdo a las mismas fuentes.

Las autoridades italianas investigan las causas del accidente, que podría haberse originado por un problema en la rueda y según el periódico veronés L'Arena se desconoce el paradero del conductor, que podría estar entre las víctimas aún irreconocibles.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento