Marcha de las Mujeres en Washington
Una pancarta en la masiva Marcha de las Mujeres contra Trump en Washington, que también se celebró en más de 600 ciudades de todo el mundo. EFE

Quizá olvidando que Hillary Clinton obtuvo 3 millones más de votos que él, Donald Trump, ha respondido este domingo a la masiva Marcha de Mujeres que tuvo su epicentro en Washington cuestionando si sus participantes votaron en los últimos comicios, y o hizo, cómo no, en su cuenta personal de Twitter.

"He visto las protestas de ayer pero tenía la impresión de que acabábamos de celebrar elecciones. ¿Por qué no ha votado esta gente? Las celebridades hacen mucho daño", ha escrito Trump. Así se ha referido además a los famosos que arroparon y asistieron a esas marchas, entre ellas las cantantes Madonna y Alicia Keys, las actrices Scarlett Johanson, Ashley Judd y America Ferrera, y el cineasta Michael Moore.

"Las protestas pacíficas son un sello distintivo de nuestra democracia. Aunque no siempre estoy de acuerdo, reconozco los derechos de las personas a expresar sus opiniones", escribió posteriormente.

"Qué queréis, manicura gratis?

Otro que no perdió ocasión de usar el sarcasmo contra las marchas fue su exasesor, Michael Flinn Jr., hijo del jefe de Seguridad Nacional de Trump Michael Flinn y el mismo que fue despedido por divulgar las noticias falsas que casi causaron una tragedia.

“¿Qué victoria? Las mujeres ya tienen los mismos derechos y SÍ, tienen igualdad salarial en este país. ¿Qué más queréis? ¿Manicura y pedicura gratis?”, publicó en Twitter.

Audiencias

En otro tuit, Trump denunció las informaciones que apuntaban a una pérdida de audiencia televisiva en su inauguración respecto a la de su predecesor, Barack Obama, en 2009.

En este sentido, Trump declaró que su evento había tenido más audiencia que la inauguración del segundo mandato de Obama en 2013. "Guau, los datos de audiencia acaban de salir: ¡31 millones de personas vieron la inauguración, once millones más que los resultados tan buenos de hace cuatro años!".

Según datos de Nielsen, la audiencia televisiva de la inauguración de Trump fue de 30,6 millones de personas frente a los 20,5 millones de espectadores de la segunda inauguración de Obama (un 49% más de audiencia).

La primera inauguración de Barack Obama alcanzó una audiencia de 37,8 millones de espectadores, un 19% más que la registrada el pasado viernes durante la investidura de Trump.

Cifras de asistencia: marchas vs investidura

Las denominadas Marchas de las Mujeres se celebraron este sábado para enviar un mensaje de resistencia contra la Presidencia de Trump en 670 ciudades del país, con una asistencia de más de un millón de personas en total, y en otras 70 de todo el mundo.

La celebrada en Washington superó todas las expectativas, con más de medio millón de manifestantes, y se convirtió en una de las concentraciones más masivas vividas nunca en la capital estadounidense.

Sin cifras oficiales para comparar, los datos del metro de Washington sí muestran que hubo muchos más usuarios en la mañana del sábado para acudir a la marcha que los que viajaron en ese transporte el viernes para asistir a la investidura de Trump. Además, las fotos aéreas tomadas del National Mall el sábado durante las marchas muestran mayores multitudes que las congregadas el viernes para la investidura.

Durante su visita del sábado a las instalaciones de la CIA en Langley (Virginia), Trump acusó a los medios de mentir sobre las cifras de asistencia a su investidura presidencial.

Trump dijo que los periodistas están "entre los seres humanos más deshonestos de la tierra", al explicar que la multitud asistente a los actos de su investidura "parecía" englobar a entre un millón y 1,5 millones de personas, y que los medios mostraron imágenes y fotos de "un terreno donde prácticamente no había nadie".

Poco después de las declaraciones de Trump, el nuevo portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, denunció en su primera comparecencia, visiblemente molesto, los intentos "vergonzosos e incorrectos" de algunos medios por "minimizar el enorme apoyo" que se vio en los actos de investidura.

Spicer llegó a afirmar que nunca antes hubo tanta cantidad de público para una investidura, "tanto en persona como alrededor del mundo", aunque él mismo admitió que "nadie tiene cifras" oficiales porque el Servicio de Parques Nacionales no facilita esos datos. El Gobierno de Trump va hacer que la prensa "rinda cuentas", ya que "el pueblo estadounidense merece algo mejor", subrayó Spicer en un tono desafiante desde el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca y sin aceptar preguntas.