Clash Royale
Carátula del juego de móvil 'Clash Royale'. GOOGLE PLAY

Los juegos de móvil son un negocio lucrativo para sus desarrolladores y para Google, pero pueden suponer un peligro para aquellos usuarios que no tengan mucha información al respecto. Es lo que le ocurrió a una mujer en el departamento francés de Bouches-du-Rhônes, que se encontró con una factura telefónica de 2.600 euros, por el gasto que su nieto hizo con un juego.

Se trata del juego Clash Royale, al que el chico era muy aficionado. Inadvertidamente, el niño realizó numerosos gastos en la aplicación, a veces hasta 60 al día (por cinco euros cada operación), según informa el diario France Bleu. Además, también había gastos derivados del uso de Pokémon Go!.

La mujer recurrió a su banco y a su aseguradora para recuperar el dinero y reclamó a Google Play alegando que el gasto había sido accidental. Para su desgracia, la compañía sólo reembolsa gastos accidentales producidos en las últimas 48 horas, así que recibió unos 290 euros.