El Tribunal Supremo ha abierto juicio oral contra el exconseller de Presidencia de la Generalitat y actual diputado de DiL en el Congreso Francesc Homs en relación con la consulta soberanista del 9N de 2014 y por delitos de prevaricación y desobediencia.

El auto del Supremo recoge los hechos señalados por el fiscal en su escrito de acusación, en el cual pedía al alto tribunal que le inhabilite para ejercer cargo público durante nueve años por prevaricar en relación con la consulta del 9N y desobedecer al Tribunal Constitucional.

El magistrado de la Sala de Lo Penal Andrés Palomo del Arco, ha dictado auto de apertura de juicio oral después de que el pasado 29 de diciembre pusiera fin a la instrucción de la causa.

Homs será juzgado en el Supremo por este asunto con independencia a que renuncie a su acta de diputado. El acusado tiene un plazo de diez días para presentar su escrito de defensa si bien contra el auto no cabe recurso.

El Gobierno: "Nadie tiene privilegios ante a Ley"

El ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha valorado la decisión del Tribunal Supremo de juzgar a Homs afirmando que "nadie tiene privilegios frente a la ley".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Méndez de Vigo ha rechazado la hipótesis de que la llamada 'operación diálogo' del Gobierno con Cataluña esté encallada por las causas judiciales. "No hay contraposición entre ley y diálogo, no puede haberla", ha zanjado.

En esa línea, ha avisado de que, aunque hay que dialogar e invitar al diálogo, "la excusa del diálogo no puede utilizarse para vulnerar la ley" y ha remarcado que "uno está sometido a la ley y a los intérpretes de la ley, que son los jueces".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.