Recreación virtual de cómo será parte del nuevo parque de la plaça de les Glòries de Barcelona.
Los trabajos comenzarán a partir del primer semestre de 2018 y tendrán un presupuesto de 42 millones de euros. AJUNTAMENT

El Ayuntamiento de Barcelona prevé empezar a construir el parque de la plaza Glòries en el primer semestre de 2018, al que se destinarán unos 42 millones de euros, ha explicado en rueda de prensa la teniente de alcalde Janet Sanz, que ha detallado que el metro cuadrado tendrá un coste de unos 290 euros, "cifra bastante similar" a la de las urbanizaciones de otros espacios y calles.

El futuro parque, que se ha presentado a los vecinos este jueves, "mantiene la esencial del proyecto inicial de la Canòpia Urbana" --que ganó un concurso internacional de 2013--, pero se ha adaptado a las peticiones vecinales, incorporando diversos espacios, como zonas de juegos infantiles, dos para perros, y otra para ubicar ferias de ciudad.

La redacción del proyecto ejecutivo finalizará en junio y las obras se iniciarán el primer semestre del año que viene, empezando por la parte central sobre la Gran Via y antes de que se terminen los túneles, ha dicho Sanz, que ha resaltado que, aunque las obras empiecen en 2018, probablemente el parque no estará acabado ese mismo año.

Un pulmón verde y un parque de proximidad

La teniente de alcalde ha asegurado que el espacio será "un pulmón verde y también un parque de proximidad, porque permite coser barrios que históricamente han estado separados" por infraestructuras que sólo permitían el paso de vehículos y no estaban destinadas al uso ciudadano.

Preguntada por el aumento del coste --el proyecto original se preveía de 30 millones--, ha explicado que ha aumentado al incorporar las propuestas ciudadanas a la inicial, "que era muy sencillita" y no tenía concretados los usos ciudadanos y los elementos urbanos que se han decidido.

El parque --de 9,5 hectáreas-- pone en valor elementos históricos como el Rec Comtal y el patrimonio industrial, con las antiguas Fàbrica
de Paraigües
y la Sucrera

"Pasamos de un proyecto que ganó un concurso a un proyecto hablado con los vecinos", ha defendido Sanz, que ha recordado que el parque --de 9,5 hectáreas-- pone en valor elementos históricos como el Rec Comtal y el patrimonio industrial, con las antiguas Fàbrica de Paraigües y la Sucrera.

Incluirá una gran un gran espacio abierto; espacios verdes; circuitos didácticos y de deporte; una zona para espectáculos; pistas de baloncesto, de baile y patinaje; campos de petanca; un ámbito polivalente para celebrar ferias de barrio; un espacio de agua sobre pavimento; huertos asociativos; un espacio polivalente elevado con vistas sobre la Gran Via, y una rambla como espacio de paseo, en la que se podrán ubicar ferias de ciudad.

Respecto al proyecto inicial, la propuesta suprime el mirador elevado con forma de escalera de caracol en el centro porque los vecinos han apostado por otras opciones, y Sanz ha asegurado que el plan previsto "no es que se diferente al inicial, sino que se complementa con la mirada de los vecinos. A Canòpia Urbana le añadimos la participación y la concreción".

Tranvía y túneles

Preguntada por el paso del tranvía, ha señalado que el documento ya aprobado en Comisión de Gobierno prevé que rodee el parque --el concejal de Arquitectura, el socialista Daniel Mòdol, apuesta por que lo atraviese-- para garantizar la conexión con las diversas líneas de autobús en el intercambiador que se prevé delante del Disseny Hub, algo que asegura que apoyan los vecinos.

Sobre la construcción de los túneles, ha garantizado que se mantienen los calendarios y el coste, aunque están debatiendo con los vecinos "opciones posibles sobre las problemáticas que motivaron hacer los túneles", vinculadas a la movilidad.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.