Así lo ha indicado la Junta de Andalucía en una nota en la que ha detallado que esta línea de incentivos incluye tanto los proyectos de mejora como la compra o renovación de equipos de seguridad laboral, cubriendo en la mayoría de los casos el 75 por ciento de la inversión.

El delegado territorial de Economía, Ciencia, Innovación y Empleo de la Junta en Córdoba, Manuel Carmona, ha destacado que esta última convocatoria ha duplicado casi el número de empresa beneficiarias y el montante de ayudas, ya que "han aumentado en un 81 por ciento el número de firmas que contarán con estos incentivos pasando de 16 en 2015 a 29 en 2016 y ha crecido un 86 por ciento el dinero destinado a las ayudas pasando de los 174.000 euros del 2015 a los 324.533 euros de esta última convocatoria".

El responsable territorial ha explicado que las subvenciones están diseñadas para propiciar que las pymes y los trabajadores autónomos "mejoren sus condiciones de seguridad y salud en sus centros de trabajo, y recogen una horquilla que va desde los 1.500 hasta los 18.000 euros en incentivos", y "para reforzar la apuesta de la Junta por la prevención se amplió del 50 al 75 por ciento la cobertura de la subvención sobre la inversión privada".

Carmona ha informado de que las acciones que van a desarrollar estas 29 empresas cordobesas se centran en la adquisición de atomizadores, compra de andamios, adaptación y renovación de equipos de trabajo y maquinaria específica, adquisición de equipos para trabajos en altura en limpieza silos o compra de dispositivo avisador de riesgo de vuelco entre otros.

"En total las empresas invertirán en mejorar su seguridad y la de sus trabajadores casi 387.000 euros, de los que la Junta subvenciona de media el 75 por ciento de esta inversión y contarán con nueve meses a partir de ahora para desarrollar los proyectos subvencionados", ha matizado el delegado.

SOLICITUDES PRIORITARIAS

En la presente convocatoria, han sido prioritarias las solicitudes presentadas para proyectos de implantación de medidas colectivas de protección del riesgo de exposición a sílice y agentes cancerígenos, mutágenos y teratógenos (malformaciones); para el control del ruido en la industria de la madera o para implantar dispositivos de prevención del vuelco de maquinaria.

También se han incluido como prioritarios los proyectos de ergonomía participativa (estrategias para prevenir los trastornos musculuoesqueléticos por las cargas físicas en los centros de trabajo) o de mejora de la ergonomía en la industria agroalimentaria.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.