Desde que se produjo el cierre, ha explicado Díaz, el Ayuntamiento ha elaborado diferentes informes para evaluar el estado de la planta y su viabilidad y valorar la posibilidad de reclamar a la empresa que abandonó la concesión los daños y perjuicios que ocasiona a las arcas municipales el hecho de que el Consistorio haya tenido que asumir el servicio, lo que conlleva un gasto de 300.000 euros.

Según el edil, que ha comparecido en rueda de prensa para ofrecer los resultados de una encuesta, la empresa ha anunciado que interpondrá un contencioso contra el Ayuntamiento al sentirse perjudicada por el cierre del vertedero, que el equipo de gobierno tuvo que ejecutar porque el recinto operaba en una situación de irregularidad.

Díaz ha destacado también las conversaciones entre el Ayuntamiento y una cooperativa formada por los trabajadores de la planta con el objetivo de que asuma la gestión del recinto.

"El objetivo es que Marbella tenga, lo antes posible, una planta de tratamiento para procesar los residuos de competencia municipal, como restos vegetales o de obras menores", ha indicado.

El concejal de Limpieza, Francisco García, que ha comparecido para ofrecer un balance de 2016, ha indicado que el Ayuntamiento ha elaborado un proyecto que se encuentra en el periodo de alegaciones para reabrir la planta. "Asesoría Jurídica y Contratación nos van a marcar las pautas y posibilidades de esa apertura", ha señalado.

El edil ha indicado que, desde la delegación que dirige, se ha propuesto una solución alternativa a corto plazo que consistiría en habilitar en una zona aledaña al vertedero clausurado una planta de acopio de residuos para después trasladarlos a otra de reciclaje.

A largo plazo, ha agregado, el objetivo sería sopesar la posible reapertura de la anterior planta de tratamientos a través de la gestión que "se estime oportuna".

Consulta aquí más noticias de Málaga.