Un calefactor. Radiador. Estufa. Climatización
Un calefactor. Radiador. Estufa. Climatización EUROPA PRESS

El EVE ha indicado que los ciudadanos pueden contribuir a reducir el "elevado consumo" de energía destinado a la calefacción provocado por la ola de frío con medidas de aplicación "sencilla e inmediata", así como a "mitigar el costo reflejado en la factura" en un momento en el que "el aumento del precio de la energía alcanza máximos históricos".

Entre otras medidas, se aconseja bajar las persianas durante la noche para disminuir las pérdidas de calor al exterior. También se recomienda comprobar que no hay corrientes de aire a través de ventanas, puertas o lugares por donde pueda pasar el aire exterior y, si detectan filtraciones, evitarlas tapando las rendijas con silicona, masilla o burletes.

El EVE ha subrayado que "la calefacción no se debe usar para pasar calor, sino para no pasar frío". De este modo, recomienda que, durante el día se regule el termostato entre 20 y 21 grados y advierte de que, con "cada grado de más, el consumo aumenta un 7%".

Cuando la vivienda vaya a quedar vacía por unas horas, es aconsejable no apagar la calefacción, sino "simplemente bajar la temperatura de consigna a 17 grados". También se puede sustituir el termostato por uno programable que fije la temperatura según las distintas franjas horarias e incluso los días.

También puede ahorrarse energía usando el agua caliente sanitaria solo cuando sea necesario y no dejando los grifos abiertos sin necesidad. Según explica el EVE, una temperatura de salida del agua de entre 30 y 35 grados es suficiente para el aseo personal.

Por otro lado, se recomienda aprovechar la iluminación natural y no dejar las luces encendidas sin necesidad. Las lámparas de bajo consumo, preferiblemente electrónicas, o de tipo Led suponen hasta un 85% de ahorro de energía respecto a las bombillas halógenas e incandescentes, recuerda el Ente Vasco de Energía.

En el uso de los electrodomésticos, no se debe abrir las puertas si no es necesario y, cuando se haga, es preciso procurar que sea durante el menor tiempo porque se "evitará un gasto inútil de energía".

Además, se recomienda ajustar el termostato siguiendo las recomendaciones del fabricante, de manera que, por ejemplo, se mantenga una temperatura entre 6 y 8 grados en el compartimento de refrigeración y entre de entre -12 y -18 grados en el de congelación. También es aconsejable comprobar que las gomas de las puertas están en buenas condiciones y hacen "un buen cierre" para evitará pérdidas de frío.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.