Así lo ha indicado el Sindicato de Médicos de Asistencia Pública (Simap) en un comunicado, en el que denuncia que el número de pacientes que constan como ingresados en el hospital y permanecen en Urgencias hasta que queda una cama libre "ha ido aumentando exponencialmente".

Según detallan, el punto "álgido" se sufrió el pasado viernes cuando se registraron hasta 27 pacientes ingresados en el hospital, pero que permanecían instalados en Urgencias. Sin embargo, para el sindicato la situación se ha convertido en "caótica" esta semana cuando se han registrado picos de hasta 40 pacientes el lunes y martes; y de 35 pacientes el miércoles.

"Esto hace que el Servicio de Urgencias se constituya en una planta más del hospital, pero sin la dotación de personal e infraestructura suficiente provocando el hacinamiento de pacientes", ha denunciado el sindicato que ha indicado que esta situación ya la han denunciado "en repetidas ocasiones" a pesar de "la publicidad y marketing de la que hace gala Ribera Salud anunciando la adecuación de 8 camas en 4 boxes del Servicio de Urgencias del Hospital de Alzira para aislar a pacientes con procesos infecciosos".

PLANTILLA

Por otro lado, el sindicato denuncia que la plantilla del equipo de facultativos de Urgencias se ha reducido durante el último año en tres adjuntos, cuando la frecuentación de pacientes del servicio de Urgencias del hospital se ha incrementado en un 11,5 % en los últimos años "sin ningún incremento de efectivos".

Además, advierten de que "la nula" sustitución de las incidencias que surgieron en 2016 por bajas por enfermedad, permisos de paternidad o reducciones de jornada "ha dado lugar a un exceso de horas" trabajadas por facultativo de Urgencias que el sindicato calcula en unas 160 horas.

"Esta situación es el caldo de cultivo para un clima laboral de estrés, desmotivación y burn-out que actualmente vive el equipo de facultativos del Servicio de Urgencias del Hospital de la Ribera", ha alertado el SIMAP que ha apuntado que está valorando llevar ante la Autoridad Laboral esta situación porque, además del riesgo psicosocial al que se está exponiendo a los profesionales de Urgencias, calcula que el exceso de horas sobre el Convenio Colectivo vigente "pudiera suponer económicamente alrededor de 120.000 euros en total y específicamente unos 4.000 euros por cada uno de los facultativos que tiene vínculo laboral con Ribera Salud".

Para SIMAP, Ribera Salud debe actuar "sin dilación y tomar medidas" para que el Servicio de Urgencias "deje de estar colapsado" y, para ello, insta a la dirección a nombrar a un responsable que "se haga cargo de la gestión únicamente de este servicio tan importante para la atención a los usuarios de la comarca".

Asimismo, ha urgido a dimensionar la plantilla de facultativos de Urgencias con la dotación de, al menos, "la del año 2015 contratando 3 facultativos más para que la situación de excesos no se repita este año 2017".

Consulta aquí más noticias de Valencia.