Los responsables sindicales han puesto de manifiesto la "inquietud" de los empleados ante la parada en la producción del modelo NT500 y la falta de pronunciamiento de la multinacional nipona sobre el futuro de esta planta en la que estaba previsto producir este modelo de camión hasta 2023.

El responsable de Automoción de UGT, Jordi Carmona, ha pedido al Gobierno "tomarse en serio la industria como motor que es fundamental para España",

y pide que se exija a la empresa que "cumpla con los compromisos por las ayudas recibidas" y que "no jueguen con el dinero de los ciudadanos".

Por su parte, Joaquín Ferreira, responsable de Automoción de CCOO, ha asegurado que "han querido cerrar varias veces" la fábrica de Ávila, y ha criticado al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, por no hablar del problema de Nissan en la Conferencia de Presidentes que se celebró el pasado martes.

También ha instado al Gobierno a "hacer cumplir el plan industrial" previsto para hasta 2023, y ha anunciado que pedirán una reunión de los responsables confederales de los sindicatos para abordar el problema y "forzar al máximo al Gobierno".

Por su parte, el secretario general de Industria de USO, Pedro Ayllón, ha recordado los "importantes sacrificios" realizados por los trabajadores y ha criticado la "falta de credibilidad" de la empresa", para asegurar que la multinacional "se ha reído de los empleados".

El modelo NT500 "nació muerto" y el NT400, todavía en producción "está amortizado", ha asegurado, para pedir a los responsables europeos de Nissan que se pronuncien sobre el futuro de la factoría.

Consulta aquí más noticias de Ávila.