Ángel Sanchís
Ángel Sanchís, extesorero de Alianza Popular, actual Partido Popular. EFE / Fernando Alvarado

Ángel Sanchís ha afirmado en el juicio de Gürtel que cuando él llevaba la tesorería de Alianza Popular (que pasó luego a llamarse Partido Popular) entre 1982 y 1987 no había caja "b, ni a, ni z" en el partido y que no sabe cuándo se empezó a operar con una contabilidad "extraoficial" porque se desvinculó del partido por los "disgustos" que le dio.

En su declaración ante el macrojuicio de Gürtel, en el que se enfrenta a 8 años de cárcel por ayudar a Luis Bárcenas a ocultar su fortuna, Sanchís ha explicado que accedió a la tesorería de AP a petición de Manuel Fraga, pero que nunca cobró del partido por estos servicios.

"No teníamos dinero, si la nómina la pagué yo en alguna ocasión, y los gastos de teléfono", ha dicho a preguntas de la acusación del PSOE, que le ha inquirido si sabe cuándo se inició esa contabilidad paralela confirmada esta semana por Bárcenas.

"No se con quién se inició, en mis tiempos absolutamente no", ha respondido para añadir que tampoco supo luego de su existencia porque se salió del partido.

"La verdad es que fue una experiencia mala, perdí 10 o 11 años de mi vida que me costó muchos disgustos y no quiero saber nada de eso", ha dicho al respecto. Solo, ha añadido, siguió celebrando comidas en su casa con Fraga y con Abel Matutes una vez al mes.

Creador de empresas

Al comienzo de su interrogatorio, Sanchís, de 78 años, ha relatado que no tiene estudios pero que empezó a trabajar ya con 16 años y que su inquietud emprendedora le ha llevado a participar en más de 50 empresas hasta su jubilación.

Ha creado docenas empresas, ha dicho, en España, Estados Unidos, Portugal, Costa Rica, Argentina o Brasil, que han dado trabajo a miles de personas.

También creó un banco en España, Novobank, que vendió al cabo de unos años y por el que le dieron 2.000 millones de pesetas. Fue entonces, ha explicado, cuando Fraga acudió a él para crear Alianza Popular y conseguir financiación.

"He dedicado toda mi vida a trabajar 12 horas diarias, yo no he tenido juventud, no sé lo que es ir a una discoteca, pero es que yo he sido muy feliz en el trabajo", ha afirmado al tribunal, cuyo presidente, Ángel Hurtado, le ha interrumpido en alguna ocasión cuando ha hablado de asuntos tangenciales como que se casó muy joven, con 23 años, y ya ha sido bisabuelo.