que incluya la detección de casos de violencias machistas en su seno.

La PNL tiene su origen en los abusos sexuales ocurridos en la universidad de Sevilla que han puesto en primer plano de actualidad la situación de relaciones de poder abusivas que se dan en un espacio jerarquizado.

Tras la Ley de Igualdad, la formación que lidera Pablo Fernánez recuerda que la existencia de protocolos contra el acoso sexual y las violencias machistas en las universidades se convirtió en "un hecho... sobre el papel, pero no así en la realidad. Falta de personal, de recursos, de formación y, sobre todo, una ley del silencio impuesta por el miedo y la falta de sensibilización son los motivos principales por los que estos protocolos no dan resultado".

Frente a ello, la formación morada pretende que las universidades de Castilla y León tengan mecanismos más eficaces a la hora de enfrentarse al acoso y la violencia sexual, así como a otros tipos de violencia ejercidas contra la mujer.

En ese sentido, aboga por blindar la existencia de protocolos específicos que garanticen la igualdad en las universidades, dotadas de presupuesto y recursos suficientes, haciendo hincapie en la formación para blindar a la larga los derechos de las mujeres en el ámbito universitario.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.