Memoria Histórica
Exhumación de una fosa común con represaliados del franquismo. ARMH/EUROPA PRESS

Así se ha acordado en una reunión que han mantenido este jueves el presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, y responsables de la UNED y de la UCLM, en el que se ha acordado destinar 50.000 euros para este año y que tiene vocación de ser renovado sucesivamente.

En la provincia de Ciudad Real, ha señalado el presidente de la Diputación, hay registradas por el Ministerio de Justicia un total de 16 fosas comunes, aunque ha precisado que los investigadores consideran que esta cifra sería mayor.

Éste, ha explicado Caballero, sería el primer trabajo a realizar, el localizar todas las fosas y exhumar los cadáveres que en ellas estén enterrados.

En segundo término, se trataría de documentar toda la información existentes sobre el tema y, por último, se va a hacer una "mapa virtual" sobre los lugares y zonas que tuvieron una gran relevancia durante el conflicto bélico.

Caballero ha precisado que este convenio y su objetivo no se abordan desde "un punto de vista ideológico", sino que el objetivo es dar respuesta a las peticiones de los familiares de las víctimas para que éstas puedan ser enterradas "con dignidad". Familiares, ha dicho Caballero, de víctimas de "uno u otro bando" enfrentados en la Guerra Civil.

Con este convenio, la de Ciudad Real se convierte en la primera Diputación de Castilla-La Mancha que tratará el tema de la Memoria Histórica de manera continua, después de que la de Toledo diera una subvención de 20.000 euros para el mismo fin.

Para ello, ha relatado Caballero, se ha contado con el beneplácito de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes que es la que tiene la competencia, y del Ministerio de Hacienda, que ha permitido destinar dinero a este fin.

3.800 VICTIMAS

Por su parte, el director del Centro Internacional de Memoria y Derechos Humanos de la UNED, Julián López, ha indicado que este convenio servirá para completar un estudio que se prolongó durante tres años y que fue parado en 2011 por falta de financiación.

López ha hecho referencia a que las víctimas mortales en la provincia de Ciudad Real tras la Guerra Civil podrían ascender a unos 3.800, incluidos los que murieron en los campos de concentración en Europa.