El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha elegido Sevilla como primer parada de la gira que pretende iniciar a partir de la próxima semana por España para "escuchar" a los militantes. Así lo anunció él mismo este jueves en su cuenta de Twitter, donde publicó que su primera cita con los afiliados sería el domingo 29 de enero. No obstante, horas más tarde ha comunicado que adelanta la cita un día para no coincidir con el partido del Betis-Barcelona.

No se trata de una ciudad elegida al azar. Sevilla cuenta con una importante balsa de críticos con la gestión de la presidenta andaluza, Susana Díaz, su principal rival en caso de que ambos decidan presentarse a las primarias para liderar el partido, y es también la sede del Gobierno andaluz.

Sánchez, según fuentes de su entorno, tiene previsto visitar todas las provincias de territorio nacional, pero ha optado por un arranque potente para recuperar visibilidad tras meses de muy escasa actividad pública.

Desde que entregó su acta como diputado el pasado 29 de octubre, solo ha realizado dos actos con afiliados en Xirivella (Valencia) y El Entrego (Asturias). Lugares todos, tanto Andalucía como Comunidad Valenciana como Asturias, lideradas por barones contrarios al exdirigente (Susana Díaz, Ximo Puig y Javier Fernández, respectivamente).

El exlíder socialista comunicó este miércoles a un grupo de afines su intención de mover ficha y de cumplir su palabra de hablar con los militantes de tood el país. Lo hizo tres días después de que este domingo el exlehendakari Patxi López, que formó parte de su Ejecutiva y se mantuvo a su lado hasta el final, anunciase públicamente su candidatura para liderar el PSOE.

"Pulsar apoyos"

El paso al frente de López, que se produjo solo unas horas después de que el Comité Federal anunciase aunque sin convocar el Congreso del PSOE para el 17-18 de junio, cogió a contrapie a los sanchistas. Eran conscientes de que parte del sector crítico y buena parte de los barones que hasta entonces le habían apoyado se inclinaban ahora por una tercera vía entre Sánchez, en el caso de que se decida a competir, y la presidenta andaluza, Susana Díaz, que tampoco ha aclarado su futuro pero a la que todos consideran candidata in pectore. Sin embargo, contaban con que cualquier decisión al respecto sería consensuada, lo que no sucedió.

De momento, Sánchez sigue sin aclarar si dará o no el paso definitivo, pero a su entorno le ha comunicado que se ve "con fuerzas y con ganas" y que les anunciará su decisión última en los próximos días. Lo que no quiere decir, no obstante, que lo vaya a hacer público. Considera que aún es muy pronto para anunciar su propia candidatura, si finalmente la presenta, dado que los avales a los militantes no se podrán pedir hasta que oficialmente se convoquen congreso y primarias, muy probablemente en un Comité Federal socialista a primeros de abril.

Las primarias se celebrarán en mayo y el congreso el 17 y 18 de junio, y los muchos meses que aún faltan es un periodo tan dilatado que, según Sánchez, aún puede haber muchas novedades dentro del PSOE.Lo que sí parece es que en los próximos días el exsecretario general irá recuperando visibilidad para "pulsar apoyos".