Según estos datos, a través de la estimación de la Curva de Philips, Asempleo constata que la tasa de paro estructural del mercado laboral español se sitúa en el 18%.

Asimismo, sus previsiones para la EPA del 4T16 prevén que el año 2016 haya cerrado con una tasa de paro del 18,5%, un porcentaje muy próximo a la tasa de paro estructural que "alerta del escaso margen" para seguir reduciendo el número de desempleados.

AUMENTA EN TODAS LAS CCAA

la tasa de paro estructural ha aumentado en todas las CCAA debido a la crisis, si bien el incremento no ha sido homogéneo.

Así, el paro estructural ha crecido más en las regiones que más han sufrido los efectos de la crisis y que contaban con una tasa de paro de partida superior a la media nacional, como es el caso de Castilla-La Mancha, Murcia o Andalucía.

Por el contrario, País Vasco, Asturias, Cantabria o La Rioja han sufrido aumentos en su tasa de paro estructural más modestos (entre uno y dos puntos porcentuales) en las fases recesivas del ciclo económico.

En las CCAA cuya tasa de paro estructural es inferior a la tasa de paro, Asempleo considera que "aún habrá recorrido" para seguir reduciendo el número de desempleados: Asturias, La Rioja, Madrid y Extremadura son las que presentan mayores posibilidades.

En aquellas en las que la tasa de paro estructural es similar a la tasa de paro, Asembleo indica que el margen de mejora es "escaso" y "deberán acometer nuevas políticas de empleo que permitan romper la barrera del paro estructural" para poder seguir reduciendo el número de parados (Castilla La Mancha).

EL PARO ESTRUCTURAL PODRÍA SEGUIR CRECIENDO

Según estas previsiones, en los próximos meses podrían coexistir aumentos de los salarios y de los precios, que seguirían expulsando a activos del mercado de trabajo, al revelar una escasez de mano de obra "empleable", cuando el número de parados es aún muy elevado.

Según Asempleo, el crecimiento de la tasa de paro estructural es "un síntoma provocado por las rigideces del mercado laboral español" por lo que ha insistido en la necesidad de dotar al mercado de trabajo de mayor flexibilidad.

En este sentido, la entidad ha alertado de que el número de parados de larga duración (aun siendo elevado), es menor que el umbral que marca la tasa de paro estructural, lo que significa que la cifra de este colectivo podría seguir creciendo.