Así lo han confirmado fuentes del TSJA, quienes han detallado que sobre el detenido pesan ocho condenas judiciales de las que tres están sin cumplir. Entre ellas, además del año de prisión por estafa y falsedad, también ha sido condenado a 52 días de trabajo en beneficio de la comunidad por un delito de coacciones leves y a tres meses de prisión y 31 días de trabajos por otro delito de resistencia y contra la seguridad vial; fallos que fueron pronunciados en 2016 por el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería.

Así, fuentes del caso han indicado a Europa Press que el acusado acudió la misma semana en la que se produjo el crimen a dependencias judiciales para ser notificado de otro fallo, en este caso absolutorio y dictado por un órgano penal distinto al que emitió la orden de búsqueda.

La sentencia por la que el detenido por la primera muerte por violencia de género en Andalucía debía haber ingresado en prisión fue dictada en mayo de 2015. En ella, se considera probado que, entre abril y mayo de 2006 y junto con otras personas, se hizo con 21.250 euros de una mujer a través de transferencias bancarias para lo que falsificaron la firma de la víctima.

El fallo apunta además que el acusado se sirvió de una cuenta corriente a nombre de su tía, a la que transfirió alguna de las cantidades sustraídas y que luego ella le entregó, según recoge el fallo, consultado por Europa Press.

Cabe recordar que el detenido cuenta con condenas anteriores por amenazas y maltrato a distintas mujeres desde 2007 en adelante, así como por otros delitos contra el patrimonio como robo. En concreto, El Juzgado de lo Penal número 4 de capital lo condenó en 2008 por un delito de robo a un año y siete meses de prisión, mientras que un año antes, el Juzgado de Instrucción número 1 de Almería, le condenó a cuatro meses de prisión por hechos similares.

El detenido por el crimen de Huércal fue condenado por el Juzgado de lo Penal número 5 de Almería en octubre de 2014 por un delito de maltrato agravado y otros dos de amenazas agravadas en el ámbito de la violencia de género a 240 días de trabajos en beneficio de la comunidad así como a la prohibición de portar cualquier tipo de arma por un periodo de dos años y seis meses. También debía mantenerse alejado de su víctima y no comunicarse con ella por ningún medio durante un periodo de dos años.

La sentencia, que fue declarada en firme tras la conformidad de la partes, consideró probado que en marzo de 2013 el acusado agredió con una bofetada a su pareja sentimental durante una discusión en la vivienda que entonces compartían, lugar en el que, tres días más tarde y en presencia de la familia de ella, la amenazó de muerte. Esto dio lugar a que se le impusiera una orden de alejamiento.

No obstante, en octubre del mismo año y pese a la orden de alejamiento, el acusado llamó a la mujer por teléfono y la volvió a amenazar de muerte con todo tipo de expresiones a ella y a su hija, lo que originó "temor" y "desasosiego" en la víctima.

Esta misma mujer ya había denunciado anteriormente a Francisco S.G.S. ante una presunta agresión que sufrió en octubre de 2012 en la que relató que, durante otra disputa, el acusado le había golpeado en el abdomen causándole una contusión, si bien en este caso la juez absolvió al acusado, para el que se pedía un año de prisión, al considerar que la agresión no había quedado acreditada puesto que otros dos testigos declararon que la discusión fue únicamente "verbal".

Con anterioridad a estos casos, el Juzgado de lo Penal número 4 de Almería también condenó al presunto autor del crimen de Huércal de Almería a diez meses de prisión por otro delito de amenazas a otra mujer así como a la prohibición de llevar armas durante dos años, tiempo en el que tampoco podía comunicarse ni acercarse a su víctima.

El detenido había efectuado "numerosas llamadas" al móvil de su ex pareja sentimental en las que le aseguraba que la iba a "rajar" si la veía con otro hombre así como que la iba a "buscar" para "matarla", lo que motivó que le denunciara al día siguiente de los hechos.

Para dictar esta sentencia, declarada en firme en febrero de 2012 por la Audiencia Provincial, el juez tuvo en cuenta la agravante de reincidencia del acusado, quien en 2007 había sido condenado en firme por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer por otro delito más de amenazas a 40 días de trabajo en beneficio de la comunidad.

Por otra parte, ha sido absuelto en otros procedimientos, el último de ellos resuelto el pasado 16 de diciembre en el que estaba acusado de un robo con fuerza en las cosas ante el robo en enero de 2013 de varios aperos agrícolas en un almacén de Campohermoso mediante un butrón. Igualmente, fue absuelto de un robo en casa habitada en abril de 2013 por el que la Fiscalía le pedía cuatro años de prisión.

El detenido tiene además pendiente otro juicio que se celebrará previsiblemente el 14 de febrero en la Ciudad de la Justicia por un delito de obstrucción a la justicia al no haberse presentado a otra vista a la que debía acudir como testigo para declarar.

Consulta aquí más noticias de Almería.