Desde el martes 17 de enero, la galería Rupla de Helsinki acoge una peculiar exposición de arte abstracto. El artista es un oso pardo que acaba de cumplir 17 años y pesa 423 kilos. Las obras que componen la exposición Strong and soft touches  (Fuertes y delicados toques) se venden por un precio que va de los 50 a los 4 mil euros.

Juuso vive en el centro de animales de Kuusamo (en el centro de Finlandia) y se hizo famoso hace dos años cuando sus cuidadores, Sulo Karjalainen y Pasi Jäntti, empezaron a grabar el proceso creativo del oso.

Los cuidadores aseguran que Juuso utiliza pinturas que no suponen un peligro para su salud ya que, para pintar, el oso utiliza todo su cuerpo como pincel. "Nosotros solo le dejamos pintura, una tabla de contrachapado y papel", explica Jäntti. "Si le decimos que pinte, no hace nada. Trabaja a su ritmo, cuando está solo, sentándose y moviendo sus piernas a lo largo del papel".

Gracias a las dotes artísticas del oso, el centro ha recaudado cerca de ocho mil euros que destinarán a mejorar las instalaciones y a rodar un documental sobre Juuso y sus compañeros.