Citroen
Un modelo Cactus C4 de Citroën, en una imagen de Wikipedia. TuRbO_J en Wikipedia

Un estudio europeo cuestiona la eficacia del sistema del control de emisiones del modelo C4 Cactus de Citroën, reveló este martes el diario francés Le Parisien, que destaca que es la primera vez que la limpieza de los motores del grupo PSA se encuentra en el punto de mira desde el escándalo Volkswagen.

El informe, al que el periódico asegura haber tenido acceso en exclusiva, ha sido elaborado por el Joint Research Center (JRC), un centro de investigación vinculado a la Comisión Europea.

El pasado verano probó distintos vehículos para poner al día un dispositivo capaz de detectar anomalías, como la presencia de un mecanismo de fraude como el que originó el escándalo del "dieselgate".

Según sus conclusiones, en situación real de conducción y en carreteras de España e Italia, el Citroën C4 Cactus BlueHDi 100 produjo hasta 585 miligramos de óxido de nitrógeno (NOx) por kilómetro, que no deberían sobrepasar los 80 miligramos para obtener la certificación Euro 6 como la que tiene ese modelo.

Le Parisien indica que otras pruebas, efectuadas esa vez en laboratorio, confirmaron la existencia de una "anomalía".

Cuando la temperatura ambiente es conforme a las normas actuales de las pruebas de laboratorio, el Cactus destaca por sus débiles emisiones, pero cuando se sale del margen "normativo" de entre 17 y 23 grados "el sistema de descontaminación es como si se desconectara".

A una temperatura de diez grados, por ejemplo, las emisiones de NOx alcanzan los 133,8 miligramos por kilómetro, y a 30 grados se elevan a los 281,9.

La empresa, "sorprendida"

PSA Peugeot Citroën se mostró "sorprendido" por los resultados del estudio, del que afirmó que no ha sido informado directamente por el JRC y cuyos procedimientos desconoce.

La empresa afirma que el motor pasó con éxito el test elaborado por una comisión científica independienteUna portavoz del fabricante francés justificó la sorpresa sobre todo en que ese motor del C4 Cactus de la prueba de JRC (diesel de 1,6 litros BlueHDi) era el mismo que equipaba otros vehículos que pasaron con éxito el test elaborado por una comisión científica independiente francesa el pasado año.

Se trataba de la llamada "comisión Royal" designada en septiembre de 2015 por la ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, inmediatamente después de que estallara el escándalo por los dispositivos de fraude en vehículos diesel Volkswagen descubiertos por la agencia estadounidense del medioambiente.

PSA recordó que sus coches habían superado el examen de esos científicos, que los sometieron a condiciones similares a las reales de conducción.

La noticia sobre Citroën se conoce después de que este jueves la justicia francesa abriera una investigación a Renault para determinar si hay fraude en los dispositivos de control de emisiones contaminantes de los vehículos diesel de ese grupo, tras los resultados obtenidos por esa comisión técnica francesa.

Conforme a las conclusiones de la "comisión Royal", las cantidades de NOx en condiciones reales de conducción, en particular para versiones diesel del Captur y del Espace, eran varias veces superiores a las que se habían obtenido en la homologación en laboratorio.