El agua que tiramos por el desagüe de casa es un combustible excelente para el coche, la caldera de la calefacción y las máquinas de las fábricas.

El investigador granadino Jesús González tiene cuatro años para demostrar que el lodo que se acumula en depuradoras y aguas residuales se puede transformar en biodiesel.

«Este tipo de producto se genera con grasa de origen animal o vegetal –afirma– y nos hemos dado cuenta de que en el lodo hay entre un 30% y un 50% de estas grasas porque la gente sigue tirando el aceite por el desagüe, hay restos de comida y de heces».

Los residuos del agua se convierten en un barro pestilente tras su purificación y esta basura biológica puede ser aprovechada gracias a microorganismos que la transformen en combustible.

El reto del grupo que lidera González es modificar genéticamente una bacteria (la pseudomonas putidas) para que convierta los residuos en biodiesel.

De momento, el experimento está en los laboratorios, pero en un futuro se construirá una planta piloto en Granada para extraer el primer litro de diesel ecológico.

Financiación

Este proyecto de investigación ha entrado en 2007 en el grupo de los llamados excelentes con una financiación de la Junta de 250.000 euros. Jesús González, sin embargo, no es un nombre nuevo en los listados de proyectos de Excelencia.

El año pasado su investigación sobre el tratamiento de aguas residuales y sus niveles de sal también fue dotado con 200.000 euros. «En este caso estamos trabajando para que las depuradoras que se encuentran al nivel del mar y tienen filtraciones de agua salada funcionen siempre a la perfección».

Datos

Investigador principal. Jesús González.

Financiación. 450.000 euros para dos proyectos: tratamiento de aguas residuales y producción de biodiesel a partir de lodos de depuradoras.

Instituciones participantes. Instituto del Agua (UGR)

Futuro. Creación de una planta piloto de producción de biodiesel.