Elecciones en Suiza
Funcionarios electorales recuentan los votos. EFE / Alessandro Della Bella

El ultraderechista Unión Democrática de Centro (UDC) del multimillonario Christoph Blocher, ha ganado las elecciones en Suiza y obtendrá siete escaños más que en los últimos comicios.

Así, la UDC obtendría 62 de los 200 escaños del Consejo Nacional (Cámara Baja del Parlamento).

Su inmediato seguidor, el Partido Socialista, ha sufrido una fuerte derrota al obtener sólo 43 escaños, nueve menos que en 2003.

También experimenta un fuerte retroceso el Partido Radical (centro derecha), que perdería seis escaños, mientras el partido Demócrata Cristiano ganaría tres.

Por otra parte se confirma el gran avance previsto en las encuestas del Partido Verde, que pasaría de 12 escaños a 18.

Posiciones racistas y xenófobas

El avance de la UDC, que ya fue el partido más votado en los comicios federales de 2003, coincide con los resultados de las últimas encuestas, que otorgaban un 27% de los sufragios al partido del multimillonario Christoph Blocher, polémico ministro de la Policía despreciado por el resto de las fuerzas políticas por sus posiciones racistas y xenófobas.

Se confirma el gran avance  del Partido Verde, que pasaría de 12 escaños a 18
También preveían las encuestas la gran progresión del Partido Verde, que es el quinto grupo en el Consejo Nacional (cámara baja del Parlamento) pero no cuenta con ministros en el gobierno colegiado de Berna.

Los comentaristas señalan que la subida tanto de la UDC como de los verdes, en los extremos del arco político, muestran una voluntad de ruptura frente a los partidos tradicionales suizos, el Socialista, de izquierda, que sufre la mayor caída, y los de centro derecha Partido Radical (PRD) y Democristiano (PDC).

El presidente del PS, Hans-Jurg Fehr, ya ha reconocido los primeros resultados decepcionantes para su partido.

Los socialistas centraron su campaña electoral en plantar cara a la xenofobia y el racismo del partido UDC, que ha monopolizado el debate con una campaña agresiva y simple, simbolizada para muchos por el polémico cartel de las tres ovejas blancas expulsando de Suiza a una oveja negra.