La Policía ha detenido este lunes al supuesto autor del atentado contra el club Reina en Estambul en el que murieron 39 personas la pasada Nochevieja, informó la agencia semipública turca Anadolu. El gobierno turco también ha confirmado la detención y la confesión del delito del detenido.

El atacante, identificado como Abdulkadir Masharipov, de 33 años y de origen uzbeko, fue capturado por los agentes en un barrio de Estambul, según el diario Hürriyet. Junto a Masharipov fueron detenidas otras cuatro personas, tres mujeres y un hombre.

Según este periódico, se hallaba junto a su hijo de cuatro años cuando fue detenido en un domicilio en el que fueron localizados 197.000 dólares (184.000 euros) en efectivo, dos armas, varias tarjetas de teléfonos móviles y dos drones.

La cadena NTV ha emitido imágenes que muestran cómo un grupo de policías, todos de paisano, llevan al sospechoso esposado, y agarrado por cuello y brazos, por una calle para introducirlo en un coche y trasladarlo luego a un lugar donde esperan vehículos policiales.

Esa cadena asegura que el supuesto terrorista fue detenido en la casa de un amigo kirguizo, a la que había llegado hace tres días.

NTV muestra también una fotografía en la que se ve al sospechoso agarrado por el cuello y con marcas de golpes en la cara y sangre derramada sobre su camiseta.

El detenido ha sido llevado a la comisaría central de Vatan, en Estambul, mientras prosiguen otras operaciones policiales simultáneas contra otras células de la misma red, informa Anadolu.

'CNNTürk' agrega que Masharipov fue miembro de los talibanes y de Al Qaeda antes de integrarse en Estado IslámicoLa cadena CNNTürk agrega que Masharipov fue miembro de los talibanes y de Al Qaeda y recibió entrenamiento en Afganistán antes de integrarse en 2013 en Estado Islámico, grupo que reivindicó el atentado.

"Está claro que su acción fue hecha en nombre de Estado Islámico", explicó el gobernador de Estambul, Vasip Sahin.

Sahin aseguró que el arrestado es un terrorista muy bien entrenado, que habla cuatro idiomas y que entró en Turquía ilegalmente en enero de 2016 por una frontera del este que no especificó.

El gobernador indicó que no hay información aún que apunte a la participación de un servicio de inteligencia extranjero, una posibilidad que habían insinuado previamente miembros del Gobierno turco. Sí aseguró que el detenido contó con ayuda para perpetrar el ataque y que esa información será obtenida durante el interrogatorio al que se le está sometiendo.

Se escapó en tres ocasiones

El presunto terrorista, cuyo nombre en clave era Abu Muhammed Horasani, se alojó en varios domicilios en Estambul antes de cometer el atentado.

Unos mil policías analizaron 100.000 horas de grabaciones de cámaras de vigilancia urbanas para poder encontrarle. Fueron registrados 152 domicilios y 158 personas extranjeras fueron arrestadas durante la investigación, señaló el gobernador.

Antes de la detención, el sospechoso había escapado por poco en tres ocasiones de redadas policiales. En una de ellas incluso se encontró un cigarrillo humeante en la casa en la que se había estado escondiendo.

La Policía sabía desde hacía tres días su último paradero, pero se limitó a vigilar la vivienda para averiguar quién le visitaba antes de lanzar el operativo de arresto.