Hollande
François Hollande tras imponerle la Legión de Honor a la embajadora estadounidense Jane Hartley. Christophe Petit Tesson / EFE

El presidente de Francia, François Hollande, rebatió este lunes al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, y le aseguró que la OTAN no está "obsoleta" y que la Unión Europea no necesita de consejos ajenos.

"Europa estará siempre preparada para dar continuidad a la cooperación transatlántica, pero se moverá en función de sus intereses y valores. No necesita de consejos ajenos para decirle lo que debe hacer", dijo Hollande durante un acto de condecoración de la embajadora estadounidense, Jane Hartley.

El jefe de Estado francés se refirió así a las últimas declaraciones de Trump, en las que criticó la laxitud de Alemania en la acogida de refugiados, calificó al "brexit" -la salida británica de la Unión Europea- de "gran cosa" y tildó a la OTAN de "obsoleta".

Para Hollande, la OTAN "no está obsoleta", pues las amenazas a la región del Atlántico Norte siguen vigentes.

En su entrevista a los diarios The Times y Bild, Trump criticó que la OTAN no se ocupe lo suficiente del terrorismo y alertó que los países miembros no pagan lo que deben de pagar a la organización militar.

El presidente de Francia señaló que tanto Estados Unidos como Europa también han compartido el derecho de asilo para los que "huyen de persecuciones y conflictos".

"Este principio es además uno de los que ha fundado la nación estadounidense", remarcó.

Hollande también se opuso de la postura hostil de Trump hacia el acuerdo nuclear con Irán.

"Mantenemos que este acuerdo debe ser respetado por todas las partes, especialmente la iraní. Mantenemos también que perdure, porque es una condición para la paz y contra la proliferación" nuclear, concluyó.

Merkel evita comentar

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, eludió comentar las críticas de Trump a su política de refugiados, la OTAN o la UE, pidió esperar a la investidura del viernes y aseguró que entonces los dos Ejecutivos colaborarán de forma estrecha.

En la rueda de prensa que siguió a su encuentro con el primer ministro neozelandés, Bill English, Merkel reconoció que ella y Trump mantienen opiniones diferentes en algunos asuntos, de la gestión de la crisis de los refugiados a la Alianza Atlántica, pero se mostró convencida de que la cooperación bilateral se mantendrá.

"Cuando (Trump) tome posesión de su cargo, y aún no es el caso, claro que cooperaremos con el nuevo Gobierno estadounidense. Y entonces veremos qué tipo de acuerdos podemos conseguir", se limitó a señalar.

La canciller sí que quiso expresamente deslindar "la cuestión de los refugiados y de su existencia en relación con la guerra civil en Siria" del repunte el terrorismo islamista en Europa.

La lucha contra el terrorismo, agregó Merkel, es de hecho una de las cuestiones que tiene que afrontar conjuntamente la UE en el siglo XXI, junto con otros asuntos, como la seguridad de las fronteras exteriores, la mejora de la seguridad interna, la puesta en marcha de un mercado digital común y la creación de puestos de trabajo.

"Nosotros los europeos tenemos el destino en nuestras propias manos", aseguró la jefa del Gobierno alemán.