Las antiguas naves industriales de la que fue Fábrica de Tabacos han evidenciado también los efectos de las fuertes lluvias de los últimos días. Algunas partes de la cubierta han acumulado tal cantidad de agua que se han convertido en auténticas piscinas e incluso se han producido desplomes parciales del tejado. Residentes de la zona han alertado al presidente de la asociación de vecinos de San Antón, Alejo García, quien lo ha achacado al
abandono de cinco años de estas instalaciones, desde que las dejó Altadis.