La brecha salarial entre hombres y mujeres en la provincia es de 5.244 euros al año, según la Agencia Tributaria.

Los granadinos cobran, de media, 16.702 euros, y las granadinas, tan solo 11.458. Bien es cierto que son datos promedio, no comparan los sueldos de un mismo puesto de trabajo ocupado por ellos o ellas, pero la diferencia no deja de ser significativa: los hombres ganan un 40% que las mujeres en Granada.

Y tampoco es que aquí la mujer esté peor pagada que en otros sitios. A nivel nacional pasa lo mismo, incluso peor, pues el españolito medio cobra un 43% más que su homónima.

Las diferencias incluso se agravan según la actividad de que se trate. Por ejemplo, la brecha salarial llega hasta el 80% en el sector de energía y agua. Y del 75% en el comercio.

En otros casos la diferencia de sueldos es menor, como en la construcción y servicios inmobiliarios: el hombre solo gana un 27% más que la mujer, de media.

¿Y a qué se debe tal abismo entre los salarios masculinos y femeninos? Los sindicatos apuntan algunas razones: hay muchas más mujeres a media jornada que hombres y, por lo tanto, ganan menos.

La mujer se ha incorporado más tarde al trabajo y, por lo general, acumula menos antigüedad en el trabajo, lo que también le resta sueldo.

Y también que aún hay profesiones o puestos de trabajo tradicionalmente más femeninos, peor considerados socialmente y, por consiguiente, peor remunerados.

Más que la media andaluza 

El salario medio en la provincia de Granada es de 14.460 euros anuales, de acuerdo con los datos que posee la Agencia Tributaria, recogidos de nuestras declaraciones de renta.

En comparación con la media española estamos por debajo (16.849 euros el promedio nacional), pero respecto a las demás provincias andaluzas no cobramos tan poco.

Nos llevamos al bolsillo casi 500 euros más al año que el andaluz medio, aunque gaditanos, malagueños y sevillanos ganan más que los granadinos.