Los hechos ocurrieron en la tarde de este pasado domingo, a raíz de que uno de los dos agentes encargados de controlar los accesos en esta estación, que situada a 2.000 metros de altura permite practicar deportes de invierno, fuera requerido para atender un percance en el área recreativa, según han informado a Europa Press fuentes de este colectivo.

Concretamente, fue en el área de trineos donde varios ciudadanos de nacionalidad rumana en estado de embriaguez estaban "intentando acceder sin respetar la cola, insultando al resto de clientes y en actitud agresiva".

Cuando el agente intentó mediar en el conflicto, uno de estos individuos se cayó al suelo, y al intentar ayudarlo para levantarle, le propinó una patada con las botas de punta de acero que llevaba, abriéndole una brecha encima de la ceja que comenzó a sangrar de forma abundante.

Su compañero, que estaba regulando el tráfico, acudió a socorrerlo y entre ambos pudieron reducir al agresor, tras lo que llegaron refuerzos del servicio rural del Instituto Armado, mientras que el resto de implicados en el altercado huyeron del lugar. El agente herido fue trasladado a un centro sanitario, donde recibió ocho puntos de sutura y fue atendido por lesiones en el cuello y la espalda que le mantienen de baja.

La AUGC afirma que el domingo por la tarde había "más de mil personas en la estación" y "sólo una patrulla para controlarlo todo", algo que ven insuficiente, por lo que piden que el operativo que se instala en la zona por la mañana con varias patrullas se mantenga durante todo el día para garantizar la seguridad de los usuarios y de los propios agentes.

Consulta aquí más noticias de Granada.