"No nos peleamos con nadie, nos cayó una lluvia de piedras y de botellas". Ésta ha sido la versión que ha dado este lunes J.U., de 21 años y acusado de un delito de homicidio por clavar en varias ocasiones una hoz de siega a otro individuo hasta causarle la muerte, según las conclusiones provisionales del Ministerio Fiscal.

Utrera ha explicado durante la primera sesión del juicio, que se celebra con jurado popular y que ha comenzado en la Sección número 5 de la Audiencia Provincial de Cartagena, que su tío y él salieron de una discoteca de Los Alcázares cerca de la hora del cierre, las 6 de la mañana, se dirigieron al coche y una vez dentro recibieron "una lluvia de piedras".

Al no poder arrancar, asegura que su tío salió fuera y debido al impacto de una piedra, se quedó inconsciente en el suelo. "Me quedé solo y me 'cagué' de miedo, quise escapar y me pincharon por detrás", ha indicado.

Los hechos se remontan al 28 de agosto de 2015 cuando, según la versión del acusado, acudió con su tío a una discoteca de Los Alcázares y tras permanecer allí dentro sin que tuvieran problemas con nadie, decidieron irse a casa sobre las 6 de la mañana.

Habían tomado "varias copas" y ambos habían consumido droga. "Siempre estuvimos dentro y no tuvimos problemas con nadie", afirma. Cuando salieron del recinto, recuerda que había "entre unas 10 y 15 personas marroquíes chillando".

Sostiene que se subieron al coche y fue entonces cuando "nos cayó una lluvia de piedras", al no arrancar el vehículo su tío salió fuera y le impactó una piedra, que le dejó inconsciente; el acusado también trató de escapar, según ha relatado y "sentí un pinchazo y no recuerdo nada más", ha explicado en referencia al golpe que sufrió con la hoz.

En ningún momento el acusado ha reconocido haber sido el autor de los hechos que se le imputan y por los que el Fiscal pide 15 años de cárcel y una indemnización de 120.000 euros para el padre de la víctima.

"Al salir del coche sentí un pinchazo y no recuerdo nada más", sostiene el acusado, que reconoce haber tomado "varias" copas esa noche y haber consumido cocaína.

Asimismo, ha declarado desconocer la procedencia de la hoz de siega y del bastón de madera con flecos, armas con las que se cometieron los delitos. "No la recuerdo", ha dicho cuando se le ha mostrado la hoz con la que se golpeó a la víctima, de origen magrebí.

Según han explicado posteriormente sus abogados, Fermín Guerrero y Salvador Zapata, ni la hoz ni el bastón estaban en el maletero del coche del acusado y su tío. "Él no sabe dónde estaban las armas", afirman. Durante su declaración, se ha recordado que el acusado, de etnia gitana, también resultó herido.

De hecho, tras el incidente se le trasladó tanto a él como a su tío al hospital, en su caso por daños en uno de los pulmones, mientras que en el de su tío por daños en el ojo y la mandíbula.

"Estuve en la UCI y tengo que ir al médico con frecuencia", ha manifestado el joven que asegura desconocer si el ataque del grupo de marroquíes se debe a algún enfrentamiento de su tío con ellos. "Nosotros no teníamos ninguna intención de atentar contra ellos", ha resaltado.

La defensa pide la absolución del Utrera de los cargos que se le imputan. Sostienen que desde que ocurrieron los hechos, el joven no ha estado en prisión, que el juez de instrucción que le tomó declaración cuando éste estaba en la UCI "interpretó que no tenía intención de acabar con la vida de esta persona y que actuó en legítima defensa".

Además, han apuntado que el juicio ha despertado un "escaso interés" en la familia del fallecido, que no se ha personado en la causa.

El juicio proseguirá este martes a partir de las 9.40 horas con la declaración de los testigos. Se prevé que finalice el miércoles con las pruebas periciales.

Consulta aquí más noticias de Murcia.