Según ha informado este lunes en un comunicado Ecologistes en Acció, los ecologistas alertan de que pese a este reconocimiento, rechazan la inclusión de este impuesto en la ley de acompañamiento "porque no va acompañado de ninguna medida que detenga este impacto negativo sobre la salud".

"Se trata de un hecho extremadamente grave", han sostenido los activistas, al considerar que la Generalitat reconoce que la dispersión de elementos radiotóxicos genera un importante riesgo medioambiental y para las personas y declara que quiere cobrar un impuesto para las emisiones rutinarias de los reactores nucleares.

Según los ecologistas, este reconocimiento tiene varias implicaciones que son perjudiciales para las personas: elude la responsabilidad de cualquier gobierno de anteponer la salud de la población a los beneficios económicos, y tiene el efecto perverso de que a mayor contaminación radioactiva más ingresos para el gobierno y más tranquilidad para las compañías que las generan.

En tercer lugar, no hay ningún tipo de estudio sanitario que evalúe el impacto concreto, legaliza los efectos de la contaminación radioactiva, asumiendo como "rutinarias" las enfermedades que genera; no hay garantía de que las compañías recuperen la cuantía del impuesto con un incremento de tarifas, y enmascara un problema de salud pública con una cuestión monetaria.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.