El Ministerio Fiscal sostiene que, en el momento de los hechos, el acusado trabajaba para el Ayuntamiento de Pola de Lena desde el año 1990, desde 1999 en calidad de guarda rural, puesto y categoría que mantenía en el momento de redactarse la calificación de la Fiscalía. Según informa Fiscalía en nota de prensa, a pesar de ostentar ese puesto, el acusado ejerció labores propias y exclusivas de agente de la Policía Local del Ayuntamiento de Pola de Lena desde el año 2010 hasta 2012.

El acusado efectuaba propuestas de sanción por infracción de la Ley de Seguridad Vial, regulaba y controlar el tráfico, solicitaba permisos en venta ambulante, entre otros, y hacía uso del vehículo asignado a la Policía Local. Cuando fue citado para comparecer en el Juzgado de Pola de Lena como testigo se le citó como Policía Local, careciendo de nombramiento y cualificación para ello.

Estos hechos eran conocidos y se desarrollaban con el consentimiento de la acusada, que ejerció de forma sucesiva dentro de ese periodo como jefa de la Policía Local.

La Fiscalía considera que el acusado es autor de un delito de usurpación de funciones públicas del artículo 402 del Código Penal y que la acusada es cooperadora necesaria del mismo. Y solicita que se condene a cada uno de los acusados a 1

año y 10 meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y abono de las costas procesales.

Consulta aquí más noticias de Asturias.