El cantante Mika, la última sensación del pop británico, impregó la noche del viernes de fantasía el Palau Sant Jordi de Barcelona a base de los ritmos coloristas de su primer disco, 'Life in Cartoon Motion'.

Con sus característicos rizos, Michael Holbrook Penniman, más conocido como Mika, inició su primer concierto barcelonés pisando fuerte, de la mano de su último sencillo Relax, take it easy, una canción de disculpa a las composiciones que ha tomado prestadas para caricaturizarlas.

Contagió sus peculiares brincos y su titánica energía a los espectadores

Engalanado con pantalón y camisa blanco nuclear con destellos plateados, el artista de origen libanés contagió sus peculiares brincos y su titánica energía a los 6.000 asistentes, que no cesaron de bailar y corear entre los globos y confetis que levitaban por el estadio catalán.

En el ecuador del concierto, la Ciudad Condal ha acabo de estallar con el primer acorde de Grace Kelly, tema con el que arrasó en el Reino Unido a dos semanas de lanzar su primer álbum.

Con un ritmo pegadizo y un videoclip bañado de tintes cómicos, el primer single del vocalista es un canto a la libertad, con el que responde a las críticas que le acusan de imitar al cantante de Queen, alegando con gran sentido del humor que él puede ser el quien los demás quieran, incluso la difunta princesa de Mónaco o el propio Mercury.

La decena de temas de 'Life in Cartoon Motion' (Universal Music) están teñidos de múltiples influencias como las melodías de Bob Dylan, Serge Gainsbourg, Prince o el propio Freddie Mercury, con quien Mika es comparado por la elasticidad de su voz.

Sin embargo, el joven artista ha sabido desmarcarse de los más grandes con la perfecta conjunción de aires bohemios con barrocos, la feminidad con la masculinidad o su toque desaliñado con la impecabilidad.

Acompañado por la guitarra de Martin Waugh, el bajo de Michael Choi, la batería de Cherisse Osei y el teclado de Luke Juby, Mika bordó su actuación con Love Today, el ritmo de los años sesenta de Lollipop, Big Girl (You are Beautiful) o el soul de Happy Ending.

La clave del éxito

Al margen de las espectaculares cifras de ventas, el éxito de Mika Penniman es significativo por conseguir que más de medio millón de personas escucharan su trabajo en la página web MySpace antes de que firmara un contrato discográfico.

La prensa especializada le ha designado como el artista más prometedor del año

La prensa especializada también se ha rendido ante la magia de este fenómeno musical, designando a Mika como el artista más prometedor del año en la prestigiosa encuesta anual que lleva a cabo la cadena BBC entre más de 130 profesionales de la música y los medios de comunicación británicos.

Nacido en Beirut (Líbano) en 1983, la nueva sensación del pop británico tuvo que emigrar huyendo de la guerra civil libanesa a ciudades como Kuwait o París, antes de establecerse en la capital británica a la edad de nueve años.

Tras el arrollador éxito de su primer concierto español, el pasado 14 de abril en la sala Mynt de Madrid, Mika canceló por motivos de salud las dos actuaciones estivales previstas en Barcelona y Madrid, dentro del Festival Summercase'07, posponiendo de este modo su debut en tierras catalanas.