Los rescatados formaban parte de un grupo de turistas que estaban practicando senderismo en la tarde del sábado y el padre, acompañado únicamente de su hijo de tres años, decidió desmarcarse del resto del grupo y continuar el trayecto por su cuenta.

Los agentes recibieron el aviso de la desaparición del padre y su hijo menor a las 03.00 horas, iniciando poco después la bajada del barranco hasta lograr su localización a las 07.00 horas aproximadamente.

Allí se les suministró abrigo y bebida y fueron evacuados por el mar y con la ayuda de los bomberos voluntarios de Santiago del Teide.