WOMAD Fuerteventura
El festival WOMAD, en su edición de 2016. EUROPA PRESS

La dirección de los festivales Womad en España ha anunciado este lunes que no programará este año su edición de Fuerteventura, en una decisión que achaca al "prolongado silencio" del Cabildo de la isla frente sus peticiones para que aclarara qué "apoyo económico" pensaba concederle.

"Hemos pasado tres años muy gratificantes produciendo nuestro festival en Fuerteventura y estamos encantados del trato y el buen recibimiento que hemos tenido", asegura en un comunicado la productora canaria Dania Dévora, directora de Womad en España, que lamenta que "se prive a la isla de un encuentro multicultural por el que desde su origen ha mostrado un gran apoyo y entusiasmo".

La suspensión del Womad de Fuerteventura, que se había celebrado de 2014 a 2016 en la playa de Gran Tarajal, interrumpe por segunda vez la trayectoria en Canarias de este histórico festival dedicado a las músicas del mundo, cuya primera sede en las islas fue la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, donde arrancó en 1993.

La capital grancanaria lo acogió durante dos décadas de forma ininterrumpida, hasta que en 2012 se canceló debido a las diferencias que existían entre el Ayuntamiento y sus productores respecto al sostenimiento económico del evento.

Puerta abierta a nuevas ediciones

Dania Dévora precisa, no obstante, que el Womad no quiere poner fin de forma definitiva a su histórica relación con Canarias, sino que sus responsables desean "tener la oportunidad en un futuro de regresar y seguir organizando en el archipiélago el festival".

La directora del evento reprocha "a la institución presidida por Marcial Morales", en referencia al Cabildo de Fuerteventura (CC-PSOE), que haya "preferido guardar silencio" sobre el futuro económico del festival en Gran Tarajal, a pesar "de los llamamientos de otras instituciones, partidos políticos y colectivos sociales".

Frente a algunas interpretaciones que considera "maliciosas", Womad España defiende que el festival de Gran Tarajal tenía "un impacto económico sobre la isla muy destacado", porque "más del 50 por ciento" de su 395.000 euros de presupuesto de celebración se gastaban de forma directa en Fuerteventura.

A ello, añade, habría que sumar los ingresos que gracias al festival obtenían "los restaurantes, bares, supermercados, comercios, hoteles, apartamentos, casas de coches de alquiler, camping y vendedores ambulantes" durante su celebración.

"La organización está convencida de que el beneficio económico para la isla de Fuerteventura es mayor que el coste que representa el Womad", remarca Dania Dévora.