"Pudo haber sido peor", ha relato a Europa Press Alberto Pérez, quien busca a alguien que haya podido ver el atropello y pueda dar pistas sobre lo que le pasó. Pérez ha indicado que por el momento solo hay una testigo del siniestro, una conductora que iba unos 100 metros por detrás del vehículo que le arrolló pero que solo pudo aportar que se trataba de un coche oscuro. El mismo dato que él pudo dar.

Según Pérez, el atropello tuvo lugar sobre las 19.15 horas, cuando cruzaba por el paso de cebra en la calle de Severo Ochoa, antes de llegar al parque de la Urgisa. El hombre recuerda que era un día que llovía mucho y que al cruzar el paso de cebra, ya pasado medio camino, le atropelló. "El coche me enganchó y pasé por encima del capó", ha indicado. "De reojo vi que no le diera tiempo a frenar", ha apuntado, para añadir después que tuvo que haberle visto que estaba cruzando.

Pérez ha explicado que cuando se levantó del suelo vio que el coche hizo ademán de querer parar pero no lo hizo y se dio a la fuga, sin preocuparse siquiera

de cómo estaba. Luego ya llegó la ambulancia y la Policía Local y le trasladaron al hospital de Cabueñes para hacerle las primeras curas.

El hombre, que está de baja laboral desde entonces, tiene que ir de tarde a presentar la correspondiente denuncia en la Jefatura de Policía Local. Pérez pide ahora que quien pueda aportar algún dato, lo comunique a la Policía Local, aunque no sea testigo presencial del siniestro, ya que supone que el vehículo tuvo que llevarse a reparar a algún taller.

Consulta aquí más noticias de Asturias.