Jesús Gil y su hijo Miguel Ángel
Jesús Gil y su hijo Miguel Ángel Gil Marín sentados en el banquillo de los acusados en noviembre de 2002. (EFE) EFE

Jesús Gil y Gil, ex alcalde de Marbella y ex presidente del Atlético de Madrid, falleció en el 14 de marzo de 2004 dejando pendientes varias causas judiciales y enredos patrimoniales, según publica El Mundo.

Al parecer según informa este periódico su auténtico patrimonio sigue siendo una incógnita. Sus herederos declararon en 2004 que el patrimonio neto provisional de Gil tras su muerte ascendía a 625.007 euros y tenía una liquidez de 854.

Interesados en descubrir su patrimonio 'real'

El fiscal Anticorrupción José Grinda ha sido el primer interesado. Éste ha conseguido mantener viva una investigación que comenzó en julio de 2005 contra Gil y contra su hijo Miguel Ángel por un presunto hurto al patrimonio de la mercantil Club Atlético de Madrid que asciende a 2700 millones de las antiguas pesetas.

El fiscal considera que padre e hijo falsearon la contabilidad del Club durante los años 2003 y 2004

El fiscal también considera que padre e hijo falsearon la contabilidad del Club durante los años 2003 y 2004, y cometieron una serie de delitos societarios.

Y ha recordado que Gil tiene aún cinco procedimientos pendientes.

Otra de las personas que se han interesado recientemente por la herencia de los Gil ha sido el diputado andaluz por Izquierda Unida, Antonio Romero.

El parlamentario andaluz ha declarado el pasado 3 de septiembre que iba a solicitar, de manera oficial, al fiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido, que la Fiscalía Anticorrupción investigara el patrimonio de los herederos del ex alcalde de Marbella.

Romero quiere que se esclarezca la procedencia del patrimonio y bienes de éstos por si en esa herencia hay patrimonio que corresponda la pueblo de Marbella.

Los Herederos

Su esposa y sus cuatro hijos, intentan quitarse la responsabilidad civil del cabeza de familia como pueden, y para ello han realizado una liquidación del impuesto de sucesiones muy dudosa.

Los expertos consideran que el fin último de esa declaración es ocultar el auténtico patrimonio de los Gil Marín.

Todos los casos judiciales en los que se encontraba inmerso Jesús Gil, aunque se iniciaron hace más de cinco años, todavía continúan en proceso.

En todos ellos el ex alcalde de Marbella sólo puede tener responsabilidad civil, pues la penal desaparece cuando el imputado fallece.

Por este motivo sus herederos reflejan en su declaración del impuesto de sucesiones que "la determinación efectiva del patrimonio neto no se podrá realizar hasta que concluyan los referidos procedimientos".