Los datos de anteriores campañas muestran que la mayor parte de las irregularidades detectadas son de ámbito administrativo y no por problemas mecánicos o de seguridad en los vehículos. De hecho, en la última campaña, de los 43 vehículos escolares controlados, fueron denunciados 17, la mayoría por carecer de autorización especial para el transporte escolar y de seguro de responsabilidad ilimitada

Las restantes denuncias, en menor número, se refirieron a accionamiento de puertas, falta de señal indicativa de transporte escolar, carecer de acompañante, dispositivo luminoso de señal de emergencia, entre otras.

Durante el desarrollo de la campaña, los agentes intensificarán las inspecciones sobre los vehículos destinados al transporte escolar, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener dichos vehículos sean los correctos para la prestación del servicio.

Asimismo, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Un menor sin ningún tipo de retención multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales. Nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales, podrían haberse evitado si se hubiera utilizado este tipo de dispositivo.

Desde la Jefatura Provincial de Tráfico se ha pedido la colaboración de la Policía Local, especialmente importante en una campaña en la que la mayoría de los desplazamientos de los autobuses escolares se hace en zona urbana.

De acuerdo con las cifras que maneja la DGT, el transporte escolar es un medio seguro, desplazando a más de 280 millones de viajeros al año en todo el país y con unas tasas de accidentalidad mínimas. Una de las actuaciones en las que más está insistiendo la DGT es en que los autobuses vayan dotados de cinturones de seguridad, lo que se exige desde el año 2007 a los nuevos autocares. Actualmente, más del 60 por ciento de toda la flota de vehículos dedicados al transporte escolar tienen este tipo de retención.

También se ha apuntado que el 90 por ciento de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar en el momento de subir o bajar del vehículo, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres.

Consulta aquí más noticias de Jaén.