Aguirre y el rey
Don Juan Carlos y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre charlan en un acto oficial. (ARCHIVO) EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha defendido ante el Rey la labor del periodista Federico Jiménez Losantos, que pidió el pasado 11 de octubre en su programa de radio la abdicación del Monarca y lo reitero en televisión.

Lo peor que puede ocurrir es que se le quite el micrófono a un periodista

Aguirre ha defendido al locutor recordando el derecho de todos a la libre expresión y argumentando que "lo peor que puede ocurrir es que se le quite el micrófono a un periodista".

Durante un almuerzo con motivo de la Fiesta Nacional, el Rey reprochó a la presidenta que Jiménez Losantos reiterara sus ideas en una entrevista emitida por la televisión pública madrileña.

Aguirre, que admitió que mantiene una vieja amistad con Jiménez Losantos, pidió "un trato humano" para el periodista ante Don Juan Carlos, el presidente del Gobierno y las demás personalidades que se hallaban sentadas a la mesa.

Si lo hubiera criticado Gabilondo usted lo habría invitado a comer

Cuando el Rey le pidió que precisara a qué se refería con lo de "un trato humano", todas las fuentes consultadas sostienen que Aguirre respondió: "Si lo hubiera criticado [Iñaki] Gabilondo [presentador emblemático del grupo Prisa], lo habría invitado a comer".

Acto seguido, Aguirre insistió en que el periodista de la Cadena Cope merecía, con respecto a su derecho a opinar, ser tratado como cualquier ciudadano, y dijo que no se debe presionar a sus jefes (los obispos de la Conferencia Episcopal, propietaria de la cadena) para que prescindan de él, "porque Jiménez Losantos se irá a otro lado y dirá las mismas cosas".

Los comentarios del Monarca a la presidenta madrileña obedecían al hecho de que Jiménez Losantos había reiterado en la televisión pública regional (Telemadrid) su petición de que el Rey abdique durante una entrevista en el programa 'Diario de la Noche' que dirige y presenta el escritor Fernando Sánchez Dragó.