Gorbachov, frente al Muro de Berlín, en la campaña de Louis Vuitton
Gorbachov, frente al Muro de Berlín, en la campaña de Louis Vuitton. (AGENCIAS)

El último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, volvió hoy a la política activa tras varios años de labor intelectual al fundar la Unión de Socialdemócratas (US), ocasión que aprovechó para criticar la falta de democracia en la Rusia de Putin.

"Nuestra tarea es luchar contra aquellos que pongan en duda la necesidad de la transformación democrática", aseguró Gorbachov durante el congreso de fundación de la US en el que tomaron parte unas doscientas personas.

Tras una corta intervención, el adalid de la Perestroika fue elegido unánimemente líder del nuevo movimiento político, que pretende llenar el hueco entre los comunistas, aquejados de anacronismo, y los liberales, excesivamente ligados a Occidente y a la terapia de choque, a ojos del electorado.

Somos testigos de una hipertrofia del poder Ejecutivo"

Hipertrofía del poder

Gorbachov, que desde sus tiempos como jerarca soviético se ha confesado socialdemócrata, criticó "la deformación del sistema parlamentario y del principio de división de poderes" que aqueja actualmente a Rusia.

"Somos testigos de una hipertrofia del poder Ejecutivo. El 'Partido del Poder' prácticamente monopoliza los recursos administrativos e ideológicos del país", aseguró.

El nuevo líder socialdemócrata denunció que "de hecho, no haya oposición real en la sociedad rusa", ya que se "toman medidas de represión policial contra cualquier movimiento de protesta".

"Nosotros, los socialdemócratas consideramos necesario la instauración de la democracia en toda su plenitud, y la reinstauración del sistema político con partidos independientes", dijo.

Última aparición

La US, que aún no se ha inscrito como partido político, no podrá participar en las elecciones parlamentarias del próximo 2 de diciembre, al carecer del mínimo de militancia requerido.

En su última participación electoral, en los comicios presidenciales de 1996, Gorbachov obtuvo el respaldo de apenas el 1 % de los electores.

Una de las últimas apariciones de Gorbachov fue durante el patrocinio de una marca de pieles en el que el expresidente ruso posaba delante del muro de Berlín , ya que "le gustaría que fuese recordado como uno de los artífices de su caída", aseguraba la marca.