Juan José Ibarretxe
El lehendakari durante su intervención en el seminario "Trabajo con jóvenes en sociedades en conflicto". (EFE) JAVIER ECHEZARRETA / EFE
El lehendakari del Gobierno Vasco, Juan José Ibarretxe, ha afiramdo que "Euskadi no es una parte subordinada de España" y que el pueblo vasco, "exista ETA o no", tiene derecho a hacer su camino "y lo haremos".

Tiene que haber acuerdos políticos exista ETA o no, igual que ETA tiene que dejar de existir haya acuerdos políticos o no 

En un acto celebrado en el Palacio Euskalduna de Bilbao para explicar su propuesta de consultas, al que asistieron unos 600 cargos públicos e internos del PNV de Vizcaya, Ibarretxe aseguró que "tiene que haber acuerdos políticos exista ETA o no, igual que ETA tiene que dejar de existir haya acuerdos políticos o no".

El lehendakari dijo que los vascos están "dispuestos a convivir con aquel que nos respete" y añadió que el "reconocimiento" del pueblo vasco debe ser económico, político, cultural y jurídico "para poder caminar conjuntamente con el Estado".

Se preguntó "qué talante democrático" tiene "quien dice que no va a negociar y que preguntar es ilegal" y manifestó que el problema de la violencia "no puede seguir utilizándose como excusa permanente por parte de los gobiernos españoles de turno" para que no haya iniciativas tendentes a resolver el conflicto político vasco.

"Euskadi tiene el mismo derecho que Cataluña y Andalucía"

Ibarretxe contrapuso que se considere ilegal la consulta propuesta por él, cuando "no lo es que el presidente del Gobierno pueda hablar con Batasuna, incluso con ETA" y cuando comunidades como Cataluña y Andalucía están facultadas para convocar consultas populares.

El lehendakari resaltó que sus propuestas "son honestas" y planteadas con el objetivo de "avanzar", porque "no queremos -dijo- devolver a la sociedad hacia un pasado destructivo".

El País Vasco tiene derecho a decidir cómo ejercita su propia personalidad 

En el acto organizado por el PNV también participó el presidente de este partido en Vizcaya, Iñigo Urkullu, que defendió la "apuesta decidida" planteada por Ibarretxe y dijo que el País Vasco está formado por "diferentes sensibilidades políticas" y, también, tiene "derecho a usar herramientas democráticas para decidir cómo ejercita su propia personalidad".

Subrayó que, frente a quienes hablan de "ensoñación" o "victimismo" para referirse a la propuesta de Ibarretxe, se trata de un "ejercicio de voluntad política" para intentar resolver el conflicto vasco, como lo fueron en su día, citó, el Estatuto de Gernika, el Pacto de Ajuria-Enea, el Plan Ardanza, el Acuerdo de Lizarra, el proyecto de Nuevo Estatuto Político, la declaración del Congreso favorable a un diálogo con ETA y el último "proceso de conversaciones doble" entre el Gobierno y ETA, por una parte, y los partidos vascos por otra.

Por ello, Urkullu dijo que, ante las críticas y "tergiversaciones" de la propuesta del lehendakari, "la historia nos avala para hacer ver a la sociedad vasca que esta apuesta de voluntad política del PNV trata de abordar una posible solución al conflicto político, y también dejar sin valor a quienes practican la violencia".

Tras las intervenciones públicas de Ibarretxe y Urkullu, el acto del PNV en el Palacio Euskalduna prosiguió a puerta cerrada -sin la presencia de periodistas- para que los cargos de este partido hicieran preguntas al lehendakari sobre su propuesta. En próximas semanas, esta formación política llevará actos similares en Guipúzcoa y Álava.