El pasado 1 de octubre, un equipo del CSIC trasladó 1.000 huevos de tortuga boba (Caretta Caretta) a Almería desde Cabo Verde, dentro de un proyecto de reintroducción de esta especie en las costas españolas.

Se instalaron un total de 800 huevos en Canarias y 200 en Andalucía. De éstos últimos, 120 se instalaron en incubadoras de Sevilla, mientras que 80 se depositaron en nidos de arena en playas almerienses.

El objetivo final del proyecto científico es determinar la viabilidad de la reintroducción de esta especie de reptiles, que se encuentran en serio peligro de extinción en todo el mundo, en las costas españolas.

El proyecto está siendo coordinado por el investigador Adolfo Marco, de la Estación Biológica de Doñana, con financiación de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias.