Pedro Alberto Cruz, consejero de Cultura de la Región de Murcia
Pedro Alberto Cruz, en el Palacio de los Pachecho, sede de la Consejería de Cultura, Juventud y Deportes. LARA RODA

El consejero más mediático del Gobierno Valcárcel no pasa desapercibido en los escasos meses que ostenta las carteras de Cultura, Juventud y Deportes. Pedro Alberto Cruz responde por segunda vez a los lectores de 20 minutos, pero ahora en el poder.

Chencho. Dado que hay miles de jóvenes esperando una VPO, ¿se compromete a agilizar los expedientes arqueológicos de Joven Futura?

Estamos poniendo el máximo empeño. La Administración regional no ha acumulado retraso en sus resoluciones. Los supuestos «retrasos» a que usted alude derivan del tiempo que la promotora está tardando en remitir al Ayuntamiento y a la Consejería las memorias de las intervenciones arqueológicas. Cuando éstas se han recibido, se ha resuelto en un plazo no superior a dos semanas. Sólo se ha ordenado conservar aquellos vestigios arqueológicos que por su entidad así lo aconsejan los informes técnicos.

Ni un duro... ¿Vas dejar que los galeristas, o sea, los empresarios, digan qué Cultura hace falta en Murcia?

Ningún sector dice o impone cómo tiene que ser la política cultural de la Comunidad. Los galeristas simplemente realizan una serie de demandas que afectan a su campo de acción, y nosotros las recibimos, analizamos y le damos la máxima cobertura posible.

Pablo. ¿Cuándo se va a apostar por empresarios culturales emprendedores antes que asalariar con dinero público a los ‘artistas'?

La Consejería no asalaria a nadie; creemos completamente en la autogestión, y, en igual medida, en el desarrollo del tejido empresarial encargado de sostener, de una manera real, la cultura de la Región de Murcia.

Isabel Frutos. ¿Habrá programaciones culturales para los niños en los principales barrios de Murcia?

Ese es un ámbito de acción que depende de los diferentes
ayuntamientos; aunque, como es sabido, todos nuestros museos desarrollan ambiciosos programas para la implicación de los niños en los centros culturales.

Hintxa. Con usted como responsable de Deportes, ¿se hubiera ido Quique Pina de rositas con el Ciudad de Murcia bajo el brazo?

El Ciudad de Murcia era una empresa privada, y, como tal, el señor Quique Pina estaba en su derecho de realizar con ella la gestión que más le conviniese. Quiere esto decir, que la Consejería de Cultura y Deporte no tiene competencias en ello.

BIO: Tiene 35 años, está casado y es profesor de Historia del Arte en la UMU. Es consejero desde las elecciones de mayo.