Salvador Gómez, vecino de Carolinas Bajas, en Alicante, me comentó que su padre «tropezó hace dos semanas en una plazoleta que tiene la acera en muy mal estado, levantada y rota, cayéndose, torciéndose una mano y llevándose un buen susto». El señor Gómez me confiesa que su padre «podría haber denunciado al Ayuntamiento, que es (opina) el único responsable de la mala conservación de esa plaza», pero que «no le dio tanta importancia al asunto». Para él, «lo primordial ahora no es tanto» lo que le sucedió a su padre, «si no que no le vuelva a pasar a nadie más», solicitándome que pregunte «si se va arreglar, y cómo y cúándo».

La acera a la que se refiere Salvador García forma parte del pavimento de la plaza del Hospital Viejo, en el barrio de San Antón, y es un recoleto rincón triangular con bancos de madera y árboles que regalan una buena sombra en verano, emplazándose al principio de las calles Valencia y Sevilla, frente a la extinta Fábrica de Tabacos. El propio Ayuntamiento mantiene allí un almacén de aperos de jardinería del Área de Servicios y Mantenimiento.

tropezó hace dos semanas en una plazoleta que tiene la acera en muy mal estado, levantada y rota, cayéndose, torciéndose una mano y llevándose un buen susto

Con Alejo García, presidente de la asociación de vecinos, visito la plaza, que la Comisión de Fiestas del barrio utiliza para organizar almuerzos y juegos en sus fiestas del Porrate de San Antón, realizando un recorrido minucioso en el que levantamos ‘acta' de su deterioro. En una conversación previa, García me asegura que unas horas después (de mi llamada) ya se puso en contacto con la Concejalía de Servicios, a la que notificó que «ya son cinco las personas que se han caído ahí» y que «es urgente que (el Ayuntamiento) intervenga y la repare».

No puede estar peor

Y es que el paisaje de este pequeño y simpático espacio, muy utilizado por los vecinos, no puede estar peor: tres alcorques levantados por las raíces de los árboles, en particular, uno situado en la zona de la calle Valencia, muy peligroso para los viandantes; losetas fragmentadas junto a una cabina telefónica; un bordillo completamente ondulado (donde se cayó el señor García, padre); y otros bordillos fragmentados y abiertos en la parte de la calle Sevilla. Curiosamente, según el presidente vecinal, la Concejalía de Participación contaba hace un año con presupuesto para arreglar la plaza de la Pipa, a 100 metros, «pero no para ésta, que va a peor».

En el área de Servicios municipal me aseguran que «acaban de ordenar» la reparación del alcorque más deteriorado, que ya se reparó el año pasado, pero que por la evolución natural de las raíces probablemente volverá a estropearse. No obstante, «los técnicos municipales van a estudiar qué medida puede adoptarse para lograr una solución más durarera», que impida que el crecimiento de los árboles despedace la acera.

EVALUACIÓN DE LA RESPUESTA

Patronato Municipal de la Vivienda: Aprobado

¿Tienes alguna queja sobre la administración? Déjala escrita aquí o envía un mensaje a defensoralicante@20minutos.es