Llueve bastante y el 39 se retrasa cinco minutos. Alicante está colapsada por el agua y todo el mundo ha sacado el coche a la calle.

El 39 es un minibus donde siempre suben las mismas personas. Solamente se llena por las mañanas, cuando todos los alumnos del Conservatorio, del Centro de Tecnificación y de otros centros se apresuran para llegar a clase.

Pero el resto del tiempo sube poca gente, la mayoría vecinos que residen en las inmediaciones del Monte Tossal. El chófer conoce a todos, y no hace falta que nadie solicite la parada: él sabe dónde se baja cada uno y para sin preguntar.

A pesar de la puntualidad de este transporte, las personas mayores se quejan: sólo circula de septiembre a junio, y en verano deben caminar.

Los jóvenes están encantados, aunque reprochan a Masatusa que debería informar sobre los trasbordos. Nuestra nota:6.

Lo que opinan

Mª Carmen Crespo. Tiene 22 años.
«Llevo subiendo a este bus cuatro años y funciona muy bien».

Alejandro Jimenez. Tiene 23 años.
«Esta línea funciona muy bien, es puntual y no se suele llenar demasiado».