Los representantes de las asociaciones vecinales y del colectivo de comerciantes de la Zona Norte serán los encargados de decidir cómo van a distribuirse estratégicamente los efectivos de la Policía Local destinados a estos barrios, en función de los puntos más conflictivos detectados por ellos.

Esta fue una de las medidas acordadas ayer en la reunión convocada por el Ayuntamiento de Alicante en el Centro Comunitario Pedro Goitia de Colonia Requena para abordar el tema de la seguridad en los barrios de la Zona Norte.

El Plan Integral de Intervención de la zona Norte de Alicante es un documento "que han elaborado los propios representantes vecinales en colaboración con el Ayuntamiento" y cuyo borrador se terminó de perfilar tras el taller participativo celebrado en el mes de abril del presente año. Se prevé que el plan "pueda someterse a aprobación por el pleno municipal antes de final de año", señaló ayer Sonia Alegría, delegada de Presidencia.

Los vecinos conocen los problemas
Según Alegría, el Ayuntamiento considera "indispensable" la implicación y colaboración vecinal para mejorar la seguridad de los barrios de la zona Norte "porque ellos son los principales conocedores de su problemática".

La delegada de Presidencia reconoció que se trata de una labor complicada porque el Ayuntamiento "es consciente de los problemas, en materia de seguridad, que tiene, particularmente, esta zona de la ciudad", e hizo hincapié en la necesidad de que "todo el tejido asociativo de estos barrios colabore de manera activa en el grupo de trabajo que ayer constituimos. Estamos abiertos a cualquier persona que quiera aportar su trabajo y sus ideas de forma constructiva siempre que esté al margen de cualquier otro tipo de interés" añadió.