Cumbre Lisboa
Fotografía de familia de los jefes de Estado y Gobierno de los 27 países de la UE durante la cumbre de Lisboa (EFE).

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó este viernes su satisfacción por el nuevo Tratado cerrado en Lisboa, porque considera que, con él, "un tiempo de turbulencias ha quedado atrás" y la Unión cuenta con "más músculo" para influir en el mundo.

Tras vicisitudes como el fallido intento de que Europa se dotase de un texto constitucional, Zapatero consideró que "Europa tiene ya un escenario de serenidad y de fortaleza y un nuevo marco institucional para funcionar conforme a las necesidades de una unión de veintisiete países en un mundo globalizado".

España ganará cuatro escaños en el Parlamento Europeo (de 50 a 54)
En cuanto al
número de eurodiputados que tendrá cada socio comunitario, el jefe del ejecutivo español recordó que España, con cuatro nuevos escaños, es el país que más incrementa su representación.

En cambio, el portavoz adjunto del Partido Popular (PP) en el Parlamento Europeo, Gerardo Galeote, ha asegurado que el acuerdo alcanzado en Lisboa confirma que "desde que gobierna Zapatero, España es irrelevante en la Unión Europea". Galeote criticó la postura del Gobierno español en el nuevo reparto de escaños en la Eurocámara y aseguró que, "una vez más", España ha "perdido peso en Europa" porque Zapatero "no nos defiende".

Para el portavoz popular, es "difícil de entender que si el Ministerio español de Asuntos Exteriores consideraba en julio que nos correspondían entre 55 y 57 escaños en el Parlamento Europeo por población, llegue el mes de octubre y Rodríguez Zapatero considere que 54 escaños es un éxito".

Italia, beneficiada

Según el compromiso alcanzado en la capital portuguesa, España ganará cuatro escaños en el Parlamento Europeo (de 50 a 54), situación a la que no puso objeciones el Gobierno a pesar de que consideraba que podría haber reclamado un escaño más, ya que con la solución final rompió en beneficio de Italia (que ganó un diputado a última hora) la proporcionalidad que regía el reparto.

La concesión a Italia de un diputado adicional fue la solución que propuso el presidente de turno de la UE, el portugúes José Manuel Durao Barroso, para salvar la negativa italiana a la composición del futuro Parlamento europeo.

Llamazares cree que el nuevo Tratado está hecho al margen de la ciudadanía
Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares, ha asegurado que el nuevo Tratado de la UE es "un mal sucedáneo" del Tratado constitucional que necesitan los europeos porque, a su juicio, se ha hecho por "burócratas" y al margen de la ciudadanía. En su opinión, el nuevo texto responde a intereses conservadores y del mercado europeo, y no de los trabajadores o del medioambiente.

El portavoz de CiU en el Congreso, en cambio, Josep Antoni Duran i Lleida, ha considerado una "buena noticia" el acuerdo alcanzado al respecto, y ha afirmado que, en su opinión, no debería ser sometido de nuevo a referéndum en España.