El presidente de la CEV, Salvador Navarro, en la sede de la patronal.
El presidente de la CEV, Salvador Navarro, en la sede de la patronal. EUROPA PRESS

En un comunicado, la CEV ha indicado que se compromete a "seguir aportando y buscando soluciones a la crítica situación de Cierval", pero subraya: "Cada una de las partes de Cierval debe asumir las responsabilidades derivadas de la gestión autónoma de los programas y convenios de los que ha sido y es beneficiada y afrontar de forma inmediata los requerimientos, habidos y por haber, de la Administración por irregularidades en la gestión".

De este modo y partiendo de esta consideración, el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva de la CEV han aprobado "por unanimidad" apoyar todas aquellas decisiones para diseñar el plan de viabilidad de Cierval, pero exige como condiciones previas "irrenunciables" que las organizaciones fundadoras de Cierval "satisfagan, antes del 27 de febrero, las cantidades que les pudieran corresponder reintegrar a la Administración en relación al Expediente PRL 2008-2009-2010".

Asimismo, señala que las organizaciones "deben comprometerse, mediante documento público, a satisfacer o presentar aval bancario sobre las cantidades que pudieran ser requeridas por la Administración en relación a los expedientes en curso" y que "actúen ante posibles requerimientos que pudieran ser abiertos en el futuro".

También, pide un compromiso que "contemple el reintegro vinculado a las subvenciones si así lo exige la Administración, así como la responsabilidad civil que pudiera derivarse de ilícitos penales" y pide que los fondos que pudieran ser recibidos en relación a la Ley de Participación y Colaboración Institucional (LPCI) "deben destinarse al fin para el que fueron aprobados, de modo que solo cubrirán conceptos y gastos para los que han sido legalmente concedidos".

Para la CEV, sobre la base de ese compromiso previo, debe ejecutarse "la necesaria reforma de los Estatutos de Cierval" para que, junto a sus organizaciones fundadoras, CEC, CEV y COEPA, puedan vincularse directamente a la organización cuantas empresas y asociaciones sectoriales y territoriales quieran hacerlo "libre y voluntariamente".

"Sólo de esta forma, como ya hiciera la CEV en su momento, podrá dotarse a la organización autonómica de la solvencia y viabilidad económica y, con ello, de la independencia y rigor, que requieren las empresas y exigen los nuevos tiempos", ha subrayado la CEV que considera que en "este arduo trabajo no sobra nadie".

Consulta aquí más noticias de Valencia.