El ministerio de Fomento decidirá el próximo lunes o el martes si restringe temporalmente de manera total o parcial el tránsito de los trenes de Cercanías que transcurren al lado de la vía en construcción del AVE hasta la estación de Barcelona-Sants después de las últimas incidencias producidas por cinco socavones en la estación de Bellvitge.

Esta medida afectaría a la línea C-2, la que enlaza Barcelona con Vilanova i la Geltrú y Sant Vicenç de Calders, y a la que enlaza con el aeropuerto de El Prat, la C-10.

La Línea 2 que une Barcelona con Vilanova y Sant Vicenç de Calders podría quedar anulada en ambos sentidos
El secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, ha encargado diferentes estudios que irá estudiando a lo largo del fin de semana y una vez tenga los resultados decidirá qué hacer.

Se están realizando hasta tres informes diferentes por parte de Adif , el gestor de infraestructuras, OHL , empresa constructora del AVE, y un grupo de técnicos especializados.

Entre las posibilidades que se estudian está la de cortar completamente la línea C-2 en los dos sentidos.

Se pensará en el usuario

Víctor Morlán ha declarado a TV3 que para tomar alguna de estas decisiones todavía tiene que ver "en qué medida afecta a todos los usuarios" ya que los viajeros de Cercanías "tienen que tener garantizado, por este servicio o por otro medio de transporte, su desplazamiento desde casa hasta su centro de trabajo y viceversa".

El secretario de Estado ha "garantizado" el desplazamiento de los usuarios.

Por su parte, el conseller de Política Territorial y Obras Públicas , Joaquim Nadal, se ha mostrado en contra de cortar ninguna línea de Cercanías "gratuitamente", "simplemente para que sea más fácil para los obras del AVE".