Moncho Burgués
El Rubicón abrió en 1986

Hace ya más de 20 años, Moncho Burgués puso en marcha uno de los bares con más carácter de Santander. El Rubicón, en la calle del Sol (para otros la calle del Carmen desde que la iglesia de los Carmelitas transformó su nombre durante varias décadas) se ha convertido en un local clásico pese a haber apostado por alejarse del circuito tradicional de bares. La música de Brel o Waits convive con motivos republicanos y los mojitos con más fama de la ciudad en un ambiente diferente y ecléctico.

¿Cómo nació el Rubicón?

Lo abrí hace más de 20 años como restaurante. No funcionó, decidí transformarlo en bar y hasta ahora.

¿Y cómo ha conseguido ese carácter tan especial? Porque no es un local 'al uso'.

Es un bar hecho a mi medida, con mis gustos y mis placeres. Y aún así funciona.

La calle del Sol no responde precisamente el paradigma de Santander...

Es una zona fuera de circuito, con un ambiente más informal y podríamos decir que alternativo; un circuito de bares que ofrece otras posibilidades distintas a los habituales. Pero yo abrí allí porque fue donde encontré el local. Cuando empecé no había apenas nada en la zona.

Contrasta un lugar como en Rubicón en una ciudad conservadora como Santander.

Ocurre como en cualquier parte. La ciudad es conservadora en general, eso está claro, pero afortunadamente hay gente de todo tipo. No todo el mundo en Santander es conservador.

¿Y qué echa de menos como hostelero en la ciudad?

Tenemos un gran inconveniente, que es una normativa municipal que nos impide celebrar actividades culturales que no tendrían por qué ser molestas para los vecinos si los locales están bien acondicionados, como pasa en muchos casos. Así que hay muchas ideas que no se pueden llevar a cabo.

¿Y ha cambiado mucho Santander en estos veinte años?

La ciudad sigue siendo muy parecida. Sí que hay más vida en la calle; la gente sale más, y basta con ver cómo ha crecido en número de locales de hostelería. Pero el carácter de la ciudad y el de la gente sigue siendo muy similar al de los años ochenta.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SANTANDER