Monedas, euros
Monedas, euros EUROPA PRESS

A estas alturas el lector habrá superado el ecuador de uno de los meses financieramente más difíciles. Enero es sinónimo de resacas. Igual que empiezas a correr o juras que dejarás de fumar, este es un buen momento para plantearse nuevos retos económicos. El clásico entre los clásicos sigue siendo el ahorro, pero la recuperación tras los excesos no llega sola.

Los ciudadanos que más reducirán su consumo son los residentes en Castilla y León y Navarra, en un 8,1% y un 6,9% Las familias españolas han gastado una media de 682 euros esta Navidad, la cifra más elevada en siete años, según avanzaba en diciembre un estudio de Deloitte.

¿La clave para equilibrar de nuevo nuestras arcas? Anticiparse y planificar. Empezar el año sin deudas es relevante, dicen los expertos, ya que de lo que hagamos en enero dependerá, en buena medida, la salud de nuestras finanzas durante el resto de 2017.

Ahora bien, si en 2016 la cuesta de enero ya fue más llevadera que otros años, éste parece que el cinturón tampoco nos ahogará del todo. Cuando termine el primer mes de 2017, los españoles habremos recortado nuestro presupuesto medio mensual en un 5%. Así se desprende de la Radiografía del consumo en España 2016, realizada por Fintonic (una aplicación que nos ayuda a controlar las cuentas) con una muestra de más de 100.000 personas en edades comprendidas entre los 18 y 50 años.

Según este sondeo, los españoles que más reducirán su consumo son los residentes en Castilla y León y Navarra, en un 8,1% y un 6,9%, respectivamente. Los que menos notarán el ajuste serán los extremeños y los baleares, que solo tendrán que disminuir sus gastos un 0,8% y un 1,3%.

Anticiparse

Prever los desembolsos. Un ejercicio interesante en enero para no agobiarse con los pagos que se nos vienen encima a lo largo del año es prever los más grandes (viajes, bodas, seguros, matrículas...). Saber en qué mes tendremos los desembolsos más importantes nos da pistas sobre cómo debemos organizarnos el conjunto del ejercicio, pensar a largo plazo para poder planificar los presupuestos del año.

Priorizar

Procrastina en gastos. Al menos mientras dure enero, procura aplazar los gastos que no sean del todo urgentes. Poner negro sobre blanco los pagos pendientes e ineludibles ayuda a decidir lo que (realmente) tenemos que comprar en el primer mes del año y lo que puede esperar. Prioriza.

Paga mejor en metálico

El dinero de plástico, a raya. Tirar de tarjeta es peligroso cuando atravesamos períodos de contención de gasto porque induce al descontrol. Desde la asociación de consumidores Adicae, que este mes ha elaborado una lista de consejos prácticos para ahorrar en la cuesta de enero, recuerdan que con las tarjetas suele ser más difícil tomar conciencia del dinero que llevamos gastado.

En caso de no tener más remedio, aseguran que siempre "es preferible utilizar las tarjetas de débito –cuyo gasto se refleja inmediatamente en la cuenta bancaria– y tarjetas de crédito estándar, es decir, de pago mensual o a mes vencido, en las que los gastos se liquidan 30 o 40 días después de haber realizado las compras. Utilizando de esta manera la tarjeta de crédito es posible afrontar un gasto imprevisto y disponer del dinero durante el plazo marcado por la entidad financiera hasta el cobro, sin intereses".

Consumo responsable

Cuidado con las rebajas. Es sencillo nublarse cuando los precios están por los suelos y si te descuidas puedes terminar comprando cosas que no te hacen falta solo porque están muy baratas. Apela a tu austeridad interior. Ve a las rebajas con una lista clara de lo que (de verdad) necesitas, sé disciplinado y practica el consumo responsable. La campaña de rebajas 2017 se alargará dos meses, hasta los primeros días de marzo (o hasta que se agoten las existencias), con que puedes esperar a recuperarte y aplazar las compras.

Desde la Confederación Española de Comercio (CEC) prevén un crecimiento del gasto por persona en las rebajas de invierno de un 3% con respecto a 2015. "Nuestras asociaciones esperan un gasto medio entre los 60 y los 90 euros por persona", asegura a 20minutos un portavoz de la CEC.

Estabilidad

Mantener el gasto semanal. Es importante mantener los mismos gastos todas las semanas, al menos hasta que llegue la nueva nómina y estemos más desahogados. Si en alguna semana hacemos un pago grande extra y se descontrola el presupuesto esto puede desbarajustarnos el mes, lo que nos llevaría a empezar el año con deudas.

Evita créditos

Mejor sin endeudarse. Es una opción muy apetitosa cuando estamos al borde de los números rojos (que además llevan al banco a aplicar penalizaciones), pero los intereses nos hacen un flaco favor. Es preferible pedir un adelanto de la nómina en el trabajo o hablar con la familia o algún amigo de confianza que nos pueda prestar dinero. En caso de que no quedara más remedio que acudir a entidades financieras tradicionales, que además están encareciendo el crédito al consumo, Adicae recomienda "comparar ofertas, analizarlas antes con un experto independiente y negociar".

Además, aconsejan evitar en lo posible recurrir a préstamos al consumo y "más concretamente a los llamados créditos rápidos y microcréditos, concedidos con frecuencia por entidades que no están reguladas por ningún supervisor financiero".

Gestos en familia

Ahorrar es cosa de todos. De poco sirve que unos miren con lupa los precios y compren marcas blancas si luego nos dejamos las luces encendidas o ponemos la calefacción al máximo con alguna ventana abierta. Prestar atención a los pequeños gestos caseros como desenchufar los electrodomésticos y aparatos cuando no los estamos utilizando, instalar bombillas de bajo consumo o programas cortos o ecológicos son gestos que debemos trasladar a los más pequeños, para fomentar la cultura del ahorro en el hogar.

Compara precios

Revisar los gastos fijos.
El nuevo año es buen momento también para revisar todas tus suscripciones y contrastar tarifas más baratas de luz, gas, telefonía o internet.